Teatro por la dignidad

Representantes la Secretaría de cultura de la CDMX, de la UNAM, UDG, Carretera 45 Teatro, Casa de Teatro, Dramaturgia Mexicana y Paso de Gato, convocan al Premio Internacional de Dramaturgia Teatro por la Dignidad y el Manifiesto de Movimiento Teatro por la Dignidad en contra del Presidente de Estados Unidos.

En conferencia de prensa en el Teatro El Milagro, el maestro de teatro Luis de Tavira, Igor Lozada, el magnífico escritor Juan Villoro, la bloguera Eleonora Luna, Ángel Ancona, Jaime Chabaud y Gabriel Pascal, buscan hacer conciencia cívica y nacionalista sobre el peligro que representa Donald Trump en contra de México.

Si bien es cierto que tiene un poder, “inconmensurable” dijeron los convocantes, hay que acotar que Trump ha tenido contrapesos que frenaron el nuevo sistema de salud que pensaba imponer, y eso es una victoria importante ya que se acorta, justamente, su poder. Pero antes de ver hacia afuera se debe ordenar la casa.

Si México tiene tramas, personajes, diálogos, ideas e interpretaciones que dan para hacer melodramas, farsas, tragedias, comedias y tragicomedias, entonces ¿por qué tener a Donald Trump como nuestro villano favorito, si aquí también hay delincuentes de cuello blanco?

Los crímenes organizados y desorganizados en México deben ser expuestos en las diferentes disciplinas artísticas. Sí, el muro es todo un tema, pero ¿no lo son los asaltos en Ecatepec?, vender gasolina por las carreteras de Puebla a la vista de todos es una tragedia.

La Línea 12 del metro prácticamente estuvo cerrada un año ¿no es un digno de hacer una obra teatral?, un tipo se atrinchera en la Cámara de Diputados para no ser detenido y ningún Diputado hace nada para detenerlo, ¿eso califica como farsa?

En fin, la propuesta de Teatro por la dignidad es interesante y mediática, pero es intrascendente para todos los que sufren el día a día en la CDMX que es un verdadero caos para la movilidad, entre otras cosas, y ni que decir para la gente que tiene que pagar derecho de piso por trabajar en diferentes Estados de la República Mexicana, entre otras tragedias nacionales.

Abel Montaño
Abel Montaño
Fan de The Beatles, aprendiz de fotógrafo, seguidor del teatro de las ideas cuya meta no es solo producir sino ser feliz

Te recomendamos

Comments

  1. Es plagio la obra “No volveré” de Estela Leñero

    La dramaturga Estela Leñero ha afirmado en distintos medios de comunicación, en sus redes sociales y ante la opinión pública, que la obra “No volveré” es de su autoría, y que incluso le llevó dos años escribirla a partir de que el maestro Luis de Tavira la invitó a participar en el ciclo Teatro por la Dignidad. Sin embargo, su obra es un PLAGIO de mi libro Me decían mexicano frijolero.
    Estela Leñero no solo tomó la historia de mi protagonista, sino que copió diálogos, datos y párrafos de mi obra, y sus personajes pronuncian diálogos textuales de mi obra, lo cual violenta mis derechos como autora.
    Mi libro Me decían mexicano frijolero es el testimonio real de Roberto Rangel Magaña, un inmigrante mexicano, originario de Michoacán, que fue obligado a trabajar en Estados Unidos como informante de policía para la Unidad Antinarcóticos del Departamento de Policía de Fresno, California, en 1999, y a vender la droga que decomisaba el propio Departamento, durante casi dos años. En ese periodo, Roberto Rangel sufrió abusos, tortura y violaciones sexuales por parte de un oficial de policía. En junio de 2001 hubo un tiroteo en un bar, en el cual un hombre perdió la vida y otro resultó herido. Roberto fue señalado como responsable de ambos cargos, aun sin evidencias, y sentenciado a 57 años de prisión.
    El testimonio de Roberto Rangel fue producto de un trabajo periodístico que inicié en 2010, desde la comunicación con Roberto en la prisión de máxima seguridad de Soledad, California, y la cárcel estatal de Avenal, California, donde fue trasladado posteriormente; la revisión de sus apuntes, de más de 900 páginas, hasta el apoyo legal para presentar su caso en 2012 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en Washington. En 2013 su historia obtuvo el Premio Bellas Artes de Testimonio Carlos Montemayor. La obra fue registrada ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor y en 2015 se publicó en Ficticia Editorial.
    En contraste, la obra “No volveré”, de Estela Leñero, presenta la historia de “Aurelio”, un inmigrante mexicano, originario de Michoacán, que abusó sexualmente de su hermana y que en Estados Unidos fue obligado a trabajar como informante de policía por un oficial de la “agencia antidrogas” de Fresno, California, y a vender la droga decomisada por la propia agencia. “Aurelio” estuvo en prisión cuando lo acusaron de la muerte de dos hombres, misma que ocurrió en un tiroteo; enfrentó una pena de 50 años de cárcel y sufrió igualmente abusos, tortura y violación sexual. El personaje de la obra logra salir de prisión y regresar a su lugar de origen, donde su madre y su hermana enfrentan la pobreza y el crimen organizado que asola a la población.
    Así, Estela Leñero tomó el testimonio de Roberto Rangel y lo maquilló con situaciones ficticias, pero basándose sustancial y textualmente en mi obra. La “originalidad” de la que habla Estela Leñero, se basa en adjudicarle al personaje principal un DELITO ignominioso llevado a cabo en México, como la violación incestuosa contra su hermana, que dista de la realidad de Roberto Rangel, y un segundo DELITO en Estados Unidos, como el presunto asesinato de otro hombre.
    Al utilizar textualmente el testimonio de Roberto Rangel y atribuirle hechos violentos que no cometió, lo convierte de víctima a victimario. De este modo, la dramaturga violenta los derechos humanos de Roberto Rangel, pues le ocasiona daño moral a su persona y su familia, y afecta su defensa, ya que su caso continúa vigente en tribunales de Estados Unidos.
    Este plagio representa un contrasentido de los valores que enarbola el Movimiento Teatro por la Dignidad. Es una calamidad que Estela Leñero se haya valido del apoyo de instancias de reconocida calidad moral y artística para pisotear mis derechos como autora y pisotear la dignidad de Roberto Rangel, quien hasta hoy había luchado por recuperar su libertad en Estados Unidos y ahora también tiene que luchar por defender su honor en México. Por ello, informo a ustedes que estoy preparando este caso en términos legales para presentarlo ante las autoridades competentes.

    Respetuosamente,

    Ana Luisa Calvillo Vázquez,
    Escritora y periodista.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,500FollowersFollow
11,182FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas