17 años del estreno de Smallville

2001 no solo fue el año del fin del mundo unipolar y la llegada del Ipod, también fue el año en que a nuestras pantallas llegó Smallville. Ya fuera en televisión abierta o de paga esta serie marcó un parteaguas no solo en la forma en como percibimos al último hijo de Kriptón sino en cómo se harían las series y sobre todo las de superhéroes de ahí en adelante.

Desarrollada por los escritores y productores Alfred Gough y Miles Millar, aborda la vida del hombre de acero desde una perspectiva inédita hasta entonces: la de su adolescencia en Smallville y sus peripecias antes de convertirse en el hombre del mañana.

El renacimiento de Superman

Con un enfoque novedoso le dio la vuelta al desgastado personaje de Superman y de nuevo lo volvió atractivo para el público sobre todo para el juvenil que hacía años que no se interesaba por él, salvo los fans de antaño y uno que otro que se enganchó desde su publicitada muerte en 1992.

Pero ¿por qué fue tan exitosa en su momento si no es completamente fiel a los cómics y en algunas de sus 10 temporadas, parece más una telenovela que una serie de cómics? Pues por algo que 39 años antes un visionario llamado Stan Lee vio y abordó desafiando el paradigma dominante de su época: los superhéroes adolescentes pueden ser muy lucrativos.

Si a eso le sumamos un magnífico soundtrack con bandas que van de Remy Zero hasta Bauhaus pasando por Depeche Mode, Dandy Warhols, Weezer, Interpol y hasta U2 por mencionar algunos el resultado es bastante satisfactorio.

Otro de sus puntos fuertes es que nos trajo el mejor Lex Luthor que haya pisado la tierra, no solo por su similitud con el personaje original sino por la soberbia interpretación del Michael Rosenbaum del némesis del hombre de acero y que por momentos nos recuerda la amistad Parker-Osborn.

El verdadero logro de Smallville

A pesar de que también tuvo sus fallas argumentales, logró algo que hasta entonces nadie había hecho: 10 temporadas continuas sin ninguna cancelación. Hoy a pesar de los avances en la materia las casas productoras a veces olvidan, (pregúntenle al malogrado Iron Fist) que no basta tener un personaje famoso o que algo esté en boga para tener éxito, hay que respetar la esencia de los personajes para poder darles un toque de innovación, aunque no estén basados en los comics originales.

Ahora a 17 años de su estreno quizá nos parezca obsoleta y hasta infantil, pero un 16 de octubre de 2001, nos emocionó tanto como cuando leímos ese primer cómic porque nos recordó que también los super héroes sufren de miedo, desamor y falta de dinero, no importa si vienen de otro planeta.

Por lo pronto, voy a ver otra vez el primer capítulo, y ustedes ¿dónde estaban cuando se estrenó Smallville? Si les gustó compartan sino comenten.

Roger Muñoz
Roger Muñoz
Roger Muñoz. Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,137FansLike
26,658FollowersFollow
11,289FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas