El Tri celebró a lo grande sus Bodas de Oro

El día había llegado, la parafernalia para la celebración se veía apenas bajando el puente del metro Velódromo o sobre la avenida Churubusco. Centenares de personas, de todas edades, rondaban el Palacio de los Deportes, todas tenían algo en común en sus prendas de vestir, panto de mezclilla, playera negra (algunas con una imagen otras con frases de canciones), chamarra de piel o chaleco de mezcla. Una larga fila esperaba ingresar al recinto, querían asegurar su lugar hasta el frente para ver a esa banda de rocanrol que refleja las situaciones en que ha estado inmersa nuestra sociedad, todos estaban listos para festejar los 50 años de El Tri de México.

No importaba si eran niños o adultos con playeras de “ruco de onda”, los presentes en el ‘domo de cobre’ disfrutaban la selección musical del DJ contratado por los Lora para amenizar la espera de los rockeros. AC/DC, Kiss, los Rolling, Los Doors, Janis y muchos otros músicos de la vieja guarda se escuchaban en los altavoces hasta que el reloj marcó las 8pm, las luces se apagaron y en las pantallas comenzó a reproducirse un video con acontecimientos importantes o que marcaron un precedente en el país, desde 1968 hasta el 2018.

el tri

Un sacerdote azteca llegó al escenario para purificarlo, incienso, tambores, palabras en lengua indígena para cerrar el ritual y de pronto, Alex Lora, aquel hombre de 65 años, se le siguió con las cámaras encargadas de grabar el evento desde camerino hasta su arribo al escenario. Los presentes gritaron de emoción y rompieron los decibeles auditivos cuando el oriundo de Puebla gritó ‘¡viva México cabrones… y qué viva el rock and roll!’ para que sonaran los acordes del “Boogie del Tri” con el que al pasar los años su vida cambió. Lora agradeció al público conocedor y comentó que ‘sería una mamadota que en los 50 años del Tri no cantáramos esa que dice mexicanos al grito de guerra…’ y así todo el palacio interpretó el Himno Nacional Mexicano, sin duda demostraron que “Somos La Raza Más Chida” de todo el reino animal.

‘En un día como hoy, un grupito nació, que se llama el Tri de México y que sea muy feliz’.

Hay mucho cariño por parte de Alex Lora hacia el Perú y éste se vio demostrado cuando invitó al escenario al sacerdote inca Pachacuti, quien pidió a los dioses protección para el destino y vida del vocalista. Luego de la aparición del sacerdote, Alex sacó una máscara de Donald Trump, presidente de EUA, la cual provocó la rechifla del respetable y al grito de ‘¡eeeeeeeh, puto!’ Lora se restregó el rostro plastificado del mandatario por los huevos. Después de dicho acto, llegó la “Nostalgia” porque recordar es vivir y todos quisieran vivir “Hasta Que El Cuerpo Aguante”, no importa si se tiene que vagar por la gran ciudad como un “Perro Negro” mientras hacemos el amor para evitar que nuestra “Tierra En Llamas” esté. Medio siglo de El Tri y toda la bandera se desgañitó e incluso hasta lloraron de la emoción, ‘el chiste es echar desmadre como en la secundaria’.

En días anteriores se había prometido un desfile de invitados sobre el escenario para acompañar el festejo, entonces arribó el Animal de Ciudad desde Bolivia para recordar que allá en la estación del “Metro Balderas” ella se metió al talón, fue la única rola del boliviano en conjunto con el antiguo Three Souls. Pero el concierto apenas arranca y en una jugada ranchera, los integrantes acoplaron a ritmo de rock “Caminos de Guanajuato” con el ligero arreglo de ‘aquí en chilangolandia, la vida no vale nada’, “Cielito Lindo” y “México Lindo y Querido”, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan al Tri. Bien dicen que los rockeros tienen su gusto culposo, pues todos en el domo entonaron las canciones con mucho sentimiento.

el tri

Luego del popurrí ranchero, llegó el segundo invitado de la noche, el artista español Cirilo, a quien también su “Mente Rockera” le hizo decir que nel a su jefa en cuestión del trabajo como arquitecto o doctor. El Tri seguía siendo acompañado por el cantante con look de Laureano Brizuela y Enrique Bunbury y se echaron el “Abuso de Autoridad”, no iban a dejar que los hijos de Telerisa les comieran el mandado. ¿Esperaban pirotecnia? Pues claro que la hubo, cuando  llegó el momento de recordar una fuerte explosión de gas que hizo simbrar el norte de la ciudad, tronaron sendos cuetones para poner al público en sintonía, algunos realmente se asustaron y otros parecía que vivían por segunda ocasión la tragedia de “San Juanico”. Algunos defequenses por necesidad no conocen la historia de El Tri, pero muchos como ese “Chilango Incomprendido”, se conocen las rolas como si de andar en bicicleta se tratara, nunca se olvidan.

De pronto, alguien prendió la vieja radio y sintonizó ‘el seis veinte, la música que llegó para quedarse’ y en el palacio un “Niño Sin Amor” apareció. Como si fuera la historia de ese niño, Lora en compañía de Armando Manzanero, preguntaba “¿Quién Da Un Peso Por Mis Sueños?”. A sabiendas que Manzanero siempre ha entonado la rola anterior cuando es invitado a un concierto del Tri, el público creía que ahí finalizaba su participación pero sorpresas te da la vida cuando el compositor yucateco tocaba en el piano la “Triste Canción de Amor”, cual coro celestial, todos los presentes entonaron de forma magistral la rola, aunque por instantes el audio le jugará una mal pasada a don Armando, como le había sucedido a los anteriores invitados y a muchos de los siguientes. Para cerrar el momento ManzaLora, la Sociedad de Autores y Compositores de México le entregó dos galardones al líder de la banda rockera por su aportación al rock nacional.

el tri

‘También sería una jaladota si no le dedicáramos su rola a esa gran mujer de Oaxaca aquella que dice… todas las personas de todas las razas la conocen bien, chulada de mujer’, “María Sabina” fue recordada por el  público. “Ella Es Un Ángel”, “Rock And Roll Y Fiebre”, “El Rock Nunca Muere” fueron canciones en las que Luciano Napolitano acompañara en la lira a Lora. Las primeras dos canciones son de Pappo, padre del guitarrista invitado, ese momento fue el indicado para decenas de ir por otra cerveza pues el show iba para largo. Para poner de nuevo al cien a la banda, nos trasladamos al Centro de Readaptación Social de “Santa Martha” donde hubo un gran concierto y después nos contó la trágica historia de “Pamela”, la niña que fue asesinada por su propia madre y que su padre encarcelado ya nunca la volverá a ver.

‘¿Están siendo felices niños?’

Ya en confianza, como dice Alex, de nueva cuenta el coro de 21 mil almas se hizo presente para cantar “Pobre Soñador”, los celulares salieron de los bolsillos pero no para grabar, si no para utilizar la lámpara y hacer el movimiento de brazos de un lado al otro, algunos sí llevaban encendedor y recordaron las épocas en el Teatro Blanquita. Turno para un nuevo invitado, Panteón Rococó, a quienes sí se les escuchaba en el micrófono, llegaron de mezclilla para la tocada, Dr. Shenka también es un “Chavo de Onda” que le pasa el rock & roll. Hasta ese momento, el respetable fue cuando conectó con uno de los participantes del festejo, saltaron, bailaron, echaron el slam.

Para recordar aquellos tiempos de los hoyos funky, subieron al escenario Pocholo, sí también es rockero y rifa en la armónica, y Javier Bátiz, quien después de ‘chaqueteársela’ como mencionó Lora, llegó empezada aquella que dice “Oye Cantinero” sírveme otra copa por favor. “Metromental” de Bátiz y “Lucila” fueron interpretadas a dueto aunque al buen Brujo del Rock le pasó como a Chava Flores, de un chorro de voz solo le queda un chisguete. Luego vinieron momentos que para el público pudieron ser omitidos, como la camioneta arreglada por Garage Customs o le presentación de un convoy de motociclistas, aunque con ellos interpretó “Nacimos Para Rodar”.

el tri

‘¿Ya se cansaron niños?’.

Pasaba la media noche, el sábado quedó atrás y recibimos el domingo con un ‘chinguen a su madre los políticos y gobernantes’ a ritmo de “It´s a Heartache” de Bonnie Tyler para después hacernos ver que ‘Enriquito y su gaviota, una casa se compró y es que “Nuestros Impuestos” están trabajando’. Vino un momento acústico con rolas como “Igual Pa’ Todos”, “2 De Octubre” y “Viejas De Vecindad”. Llegó el momento romántico del pinche desmadre y para “retomar fuerzas” algunos necesitaron hidratarse con cerveza, otros fueron por palomitas pero los más aventados tomaron el avión “FZ-10”, y ya con el resistol, pues “Presta” para andar igual, “Nunca Digas Que No” te pusiste hasta la madre en un concierto del Tripas de gato. Aquello fue como en el programa La Tremenda Korte, por eso Manueloko y compañía estuvieron con Alex Lora en el escenario y la banda saltando en pista y gradas.

Para El Tri llegar hasta arriba y quedarse ahí toda la vida ha sido “Dificil” pero han sabido renovarse con el paso del tiempo y siempre tratando de crear nuevos adeptos al rock, invitaron al rapero C-Kan, quien hizo uso de su mente para meterle una buena lírica a la rola y ya entrado en ritmo, decir que “Parece Fácil” aunque en realidad sea complicado el trajinar de la vida y más en México.

Seguro se han de preguntar ¿en dónde está la banda rockera del gremio urbano? Toño Lira hizo su arribo y demostró junto con Alex que es un “Esclavo Del Rock And Roll”, mandar “Todo A Volar” y reclamar a la “Alta Suciedad”; sin duda Lira fue otro de los invitados que rifaron.

el tri

Andrés Calamaro fue otro artista que festejó los 50 años y tras afinar un poco su guitarra, entonó “No Nos Molestes” y la tradicional “Cásate o Muérete”. Vino un pequeño encoré con un performance de bailarines con aros y palos luminosos para regresar con el Coro de la Basílica de Guadalupe y la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca para cantar “Virgen Morena”. Eran más de la 1am pero los chavitos de la Orquesta traían la pila al 100% y los violines headbangeaban a ritmo de “Cuando Tú No Estás”. Pese que el ya no habría transporte público a la salida, el Palacio de los Deportes nunca se llegó a ver con espacios entre butacas, cinco horas pasaron y el público conocedor se mantenía de píe coreando y, en algunos momentos, sonando más fuerte que la voz de Lora y eso ya está cañón.

El final se acercaba, el equipo de La Voz Perú y la Janis Joplin mexicana, Norma Valdez, acompañó a su coach para entonar “Todo Sea Por El Rock And Roll”, canción en la que apareció la domadora de Alex, Chela Lora a quien le dijo el líder del Tri que se merece mucho más pero “Contigo Me Conformo”. Para finalizar la participación del equipo de la Voz, las chavas quisieron vivir entre notas musicales y quieren que las entierren a ritmo de rock, “Vicioso” no fue muy escuchada pero no por que las voces fallaran, el audio volvió a jugar chueco para los invitados. A quienes no les falló pero porque tocan a un nivel auditivo alto fue a la Auténtica Sonora Santanera de Gildardo Zárate para cantar “El Rey”, rola con la que el poblano Lora participó en el último material de los maestros de la música tropical. La gente esperaba una rola del tripas de gato a ritmo tropicoso pero en su lugar escucharon “La Boa” rockera.

el tri

‘¿Están cansados? ¡Si apenas van 5 horas y media de pinche desmadre!’

Faltaban rolas, las icónicas, aquellas que todo mundo, sin importar raza, sexo, posición social o creencia religiosa, pero antes debieron refrescar garganta los asistentes que seguían con la adrenalina a tope aunque ya no había chela y a puro chesco humedecieron las cuerdas vocales mientras el violín eléctrico indicaba que la locura estaba por llegar. El imaginario colectivo tuvo un sueño, donde ella existió, también vieron un poema que el poeta nunca escribió, todos en la eternidad del mundo hicieron que sus almas se unieran y le dieran vida a esa (otra vez) “Triste Canción de Amor”. ‘¿Están siendo felices niños? que se escuche fuerte y puto el que no cante… turutú turú/turutú tururú/ tururú…’ la época de secundaria de cada espectador regresó a sus mentes, la lacra y el cuadro de honor compartiendo el mismo espacio y el mismo tiempo, “Las Piedras Rodantes” tiraron a todos, metafóricamente, y aquello fue un karaoke masivo, pero de esos chidos donde no importa si el gallo aparece.

Todavía faltaba una rolita, pero cual reality show, Alex y el Tri hicieron esperar un rato a la raza y los gritos de ‘culero, culero’ no se hicieron esperar. Ahora sí, la última y nos vamos, los invitados que aún se encontraban en el Palacio de los Deportes subieron a escena para acompañar a los festejados. En las pantallas apareció el logo de una ruta de autobuses, la más conocida del país, gracias a la rola o a su servicio, cualquiera que sea la razón, los asistentes se desahogaron, sacaron sus frustraciones, sus dolores, su llanto y alegría para gritar a los cuatro vientos que esperaban su camión en la terminal del “ADO”, querían que los llevara lejos muy lejos, a la chingada de aquí.

el tri

‘Muchas gracias a la banda que vino a festejar los 50 años de El Tri de México, recuerden que el rocanrol es un deporte, practíquenlo… ¡y qué viva el rock and roll!

Tras seis horas de concierto, en una esquina del escenario apareció un mariachi para cantar “Las Mañanitas” y luego salió Lora para echarse otra vez “El Rey” y sí, aunque muchos lo odien, otros le amen, al final en México es el rey del rock & roll y se ha mantenido por 50 años consecutivos con música para locos mariguanos, de y para los mexicanos. No lo decimos aquí, lo dice la gente que siempre llena los conciertos de El Tri en cualquier parte de la república o el mundo. ‘!Y a quien no le guste, que chingue a su puta madre¡’

el tri

el tri

el tri

el tri

el tri

el tri

el tri

el tri

Daniel Marquez
Daniel Marquez
Capturo momentos en fotografías y cuento historias de la "realidad". Pastafari en ocasiones, adicto a los churros cinematográficos, leo de vez en cuando y siempre encuentro lo divertido a la vida. ¡Bond y Batman por siempre!

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,386FansLike
26,658FollowersFollow
11,292FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas