Mirai: Mi Pequeña Hermana / Mirai no Mirai

Últimamente vemos que las nueva ideas dentro del cine se han visto cambiadas por los relanzamientos de sagas de cine antiguamente exitosas. ¿Será que los directores se están quedado sin ideas o que todo gira en torno a ideas superllamativas con muchos efectos visuales y explosiones por doquier? Bueno, esto pasa del lado de Hollywood, pero en Japón la cosa es diferente. Las películas retoman ideas tan comunes como la familia, el amor, la guerra y la transforman en una buen historia.

Así tenemos el caso de Mirai: Mi hermana pequeña, que basa su historia en una familia típica de Japón y la llegada de un nuevo bebé. Y bueno, siempre hemos sabido que el tener un nuevo hijo es una alegría para la familia, bueno, casi para todos. Pero, ¿quién es el primero que reciente el arribo del nuevo integrante? En este caso tenemos a Kun, el primogénito, cuya idea de una nueva hermanita no le agrada para nada.

Después de cuatro años de gozar de la absoluta atención de sus padres, Kun tiene que enfrentar la situación de que ya no está solo y que, aunque él siente celos, tiene que aceptar a la pequeña Mirai y asumir el rol de hermano mayor (término que siento que para los japoneses es muy importante).

¿Cómo podrá este pequeño aceptar a esta niña dentro de su vida? Pues con mucha imaginación y con historias que unirán a sus antepasados, a la Mirai del futuro y hasta a su perrito en varias aventuras que se irán entrelazando con la vida de sus papás, que tampoco la tienen fácil.

Vemos un cambio de roles en la familia, ya que el papá acepta quedarse en la casa y realizar todas las actividades relativas al hogar, desde lavar la ropa hasta llevar a los niños al trabajo, mientras lo conjunta con sus actividades como arquitecto freelance. La mamá, por otro lado, tiene que aprovechar todos los momentos que pueda con sus hijos ya que el trabajo absorbe la mayoría de su tiempo. Y a su vez, luego no cuenta con la paciencia necesaria para poder hacer frente a los berrinches de Kun. Aquí también sirve de enseñanza para los viejos cánones de crianza: el hombre debe de tomar un papel más activo en la vida de los niños.

Eso sí, no dejarás de reír en varias partes de Mirai: Mi pequeña hermana gracias a las ocurrencias de su protagonista y al final hace que las casi dos horas se pasen de manera rápida.

El manejo de los escenarios en donde Kun vive grandes aventuras ya sea montando a caballo, perdido en una estación de trenes o en medio de un banco de peces es genial, recuerda un poco lo realizado por los famosos estudios Ghibli.

Mirai: Mi pequeña hermana fue dirigida por Mamoru Hosada y ha sido nominada a muchos premios, entre ellos los Golden Globes, Oscar y Cannes; por otro lado la cinta fue ganadora como Mejor animación en el Festival de Sitges, los ANNIE Awards, los Japan Academy Awards y más recientemente en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

La cinta se presentará e nuestro país durante dos fines de semana en Cinépolis: del 19 al 21 de abril, para después de Avengers volver a ponerla del 3 al 5 de mayo.

Algo muy resaltable como siempre es la labor del doblaje en español, que en esta ocasión tenemos al equipo liderado por Laura Torres, Cristina Hernández, Eduardo Garza, Jose Vilchis, Isabel Martiñón, Gerardo Reyero y muchos más.

Andrea Quintana
Andrea Quintanahttp://3.216.182.59
Comunicóloga de profesión, black metalera de corazón y otaku de closet

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist