El último adiós a Rita Guerrero en el XXX aniversario de Santa Sabina

Fue el 11 de marzo del 2011 que se dió a conocer que Rita Guerrero había fallecido.

Una noticia fuerte para todos aquellos rockeros que seguían la carrera de Santa Sabina, desde sus primeros momentos con su disco homónimo, aquel con portada azul hasta el acústico, Babel,  Mar Adentro En La Sangre, Símbolos, Espiral o incluso por su carrera en teatro, una corta temporada en cabaret  con Monólogo En El Farol, en el cine dónde la recordamos en Ciudad de Ciegos con Roberto Sosa y otros rockeros como Sax o Saúl Hernández y hasta siendo conductora de televisión. No hay duda de que era el paquete completo, belleza y talento extremo.

De sus inicios en Santa Sabina pasaron ya 30 años, ahí en esa banda conocimos a Poncho Figueroa, Pablo Valero, Pato Iglesias, Jacobo Leiberman, Pablo y Sebastián Lach y más adelante a Alex Otaola, Leonel Pérez y Aldo Max. No sin dejar de mencionar a Julio Díaz, el baterista también fallecido.

Hace tiempo que los Sabinos restantes volvieron al ruedo, se juntaron para ciertas presentaciones como en el Teatro de la Ciudad o una especial en el Vive Latino, esta última como una prueba para el golpe final, el adiós de la banda festejando XXX años de vida. En esa ocasión con invitados especiales y por suerte, el nombre de Amandititita no volvería a aparecer. Gracias.

Esta noche de septiembre 27 del 2019 quedará en la mente de sus fans, los cuales dieron una gran entrada en el Teatro Metropólitan de la CDMX para rendir un último adiós a Rita y su legado. No habría abridor, otra vez gracias. El show duraría aproximadamente dos horas con treinta minutos, entre invitados, canciones instrumentales y otras orquestales.

El show arrancaría con Poncho Figueroa en un traje de chamán y se rendiría un ritual a Rita, muy prehispánico como a ella le hubiera gustado (por algo se llamaban Santa Sabina) y recitó un poema. Como diría Queen, ‘eso era algo mágico’.

Terminado todo esto, un coro exepcional, el mismo que los acompañó al VL; el Coro Virreinal Rita Guerrero, como lo presentará Poncho, no tuvo falla alguna durante todo el show, en momentos eso tomaba fuerza de rock sinfónico como debería ser en todo el sentido de la palabra y no eso que hace Sabo Romo.

Aquí el único detalle de la noche, salvo opiniones sobre los invitados, fue el audio; según la colaboración algunos no tendrían la mejor de las suertes como Chava de La Castañeda o Alfonso André de Caifanes que no sonaban fuerte, igualmente había momentos que la banda eran opacados por el poder de Pato Iglesias en la batería.

Los momentos de coros que se volvía una orquesta gracias al juego de cuerdas, no hubo momento bajo, todo lo hicieron perfecto que te hacían pensar que no se necesitarían muchos invitados. Todas sus incursiones con buenos visuales detrás. En especial cuando fue momento de “Olvido”, dónde de pronto sonó de fondo la voz de Rita y la piel se enchinaba en más de uno, la energía de Guerrero sin duda estaba presente. También se encargaron de gran forma “Nos Queremos Morir”.

Hablando de ellos, Poncho que fue el único en hablar con la gente decía que ‘todo esto no sería posible sin los amigos y amigas, démosle la bienvenida a Iraida Noriegay con ella tocarían “Ojalá fuera tu voz”. Con ella en otros momentos sonaron “Signo del deseo” y “Siente la claridad”.

Luego el turno de la gran sopresa para la mayoría, Carmina Escobar que su voz la más potente de la noche, llegando sin problema y con gran gracia a los tonos de Rita Guerrero. De plano se llevó la noche, los aplausos y las ovaciones con cada interpretación, ella al llegar decía algo cierto para mucho ahí presentes: ‘Es un honor, sobrecogedor y no es por llamarlos viejos pero todos crecimos con ellos, están en el ADN‘. Su primera oportunidad fue con “Canción”. Más adelante también le escuchamos con “Babel” y “Labios Mojados”.

Otro de los invitados fue su padrino, quién los obligó a salir del anonimato y subir a un escenario, Alfonso André de Caifanes y con el tocaron un track que nunca fue grabado en ningún material de Santa Sabina así como “Vacío”. Con él, el audio no fue tan complaciente y sonaba muy bajo. Mucho menos suerte en “Lamento”.

Similar a Chava Moreno de La Castañeda que en su participación con “La Garra” no se escuchó nada y solo lo veías con su máscara de diablo, también en “Gasto de saliva” quedó por debajo de Sandrushka Petrova y Dafne Carballo de Descartes A Kant, las cuales aprovecharon su momento que tuvieron.

También aprovecharon bien su espacio tanto Jessy Bulbo en “Chicles” como Renee Mooi con “Estando Aquí No Estoy”. Claro, para “Azul Casi Morado” vimos a Jessy con las chicas de Descartes aunque siendo honestos, era un tema más para Carmina Escobar que demostró que no le quedaba nada grande el paquete.

Todo el tiempo hubo buena vibra, los chistes de Poncho Figueroa mientras se hacían arreglos a la batería de Iglesias pusieron de buenas a muchos y a pesar de siempre estará latente la falta de una persona nunca hubo un momento de tristeza.

Una larga despedida entre mil aplausos, primero los nueve Sabinos, al final los invitados, un micrófono adornado como le gustaba a Rita, con flores rojas y un coro con cantos celestiales. Abandonarían el escenario para que los Sabinos quedarán solos por última vez.

“El Ángel” diría su último adiós, la voz de Rita se mezcló con la de toda la gente que no se movía de su lugar, esta voz acompañaría a sus excompañeros como lo hará por el resto de sus vidas.

Andre Dulche
Andre Dulche
Editor de Pólvora, periodista musical y fotógrafo desde hace más de 10 años. Licenciado en comunicación social con la tesis El Rock Como Movimiento Social en la UdeC. Fan de los deportes, cómics, la ciencia ficción y películas de acción basura de los años 80-90.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,868FansLike
30,200FollowersFollow
11,223FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan