Las separaciones mexicanas más dolorosas de la década

Pues ya se acabó la segunda década de los años dos mil, llevándose consigo un montón de proyectos musicales mexicanos que tal vez a nadie le importan, pero muchos otros los vamos a extrañar para toda la vida. Sobre todo aquellos que, con seguridad, jamás volverán a reunirse.

Las separaciones mexicanas que nos dolerán toda la vida

Por ello decidí emprender esta aventura junto a los proyectos que todavía me rompen el corazón, pues ya nunca más los veré sobre un escenario. A otros ni siquiera los llegué a ver.

Si me falta una banda, puedes dejarla en los comentarios o bien, insultarme a través de las redes sociales de Pólvora, mismas que deberías empezar a seguir AHORA MISMO.

Austin TV

El mundo nos dejó sin una de las más importantes bandas creadas en México. Los responsables de traer a nuestro país géneros como el Post Rock o el Math Rock decidieron detenerse en 2013. Ahora sólo nos queda el recuerdo de los grandes discos que sacaron, entre los que destaca Fontana Bella.

Yokozuna

El Garage Punk encontró en Yokozuna una bocanada de aire fresco. Los hermanos Tranquilino le imprimieron un toque bien mexicanote al género, pero sobre todo, lo hicieron mucho más interesante. Lástima que dejaron de darle duro, pero su regreso a los escenarios no se ve tan lejos.

Guillotina

La banda llegó a ser catalogada como la única de grunge en tierras Aztecas, aunque le inyectan mucho de hardrock, mucha locura, mucha potencia. Diferente a cualquier banda de su generación, de la generación anterior, de la que siguió y de la actual. La verdad es que Guillotina fue un proyecto único en su tipo, se ve muy difícil que alguien vuelva a fundar algo así. Su separación nos dolerá hasta el fin de los tiempos.

Apolo

De Apolo se pueden decir muchas cosas, pero nunca que fueron una banda mala. Traían el hardrock en las venas, la potencia en el alma, la creatividad en el corazón. Un tremendo bandón que todavía tiene chance de volver, pero se ve un poco lejano ese panorama, pues cada uno se dedica a diferentes bandas.

Eurídice

Odio esos refranes antiguos pero en el caso de Eurídice, aplica el viejo “de lo bueno poco”. Con un debut sobresaliente en 2015 donde el cineasta Hari Sama se reencontró con su carrera musical a lado del otrora baterista de Santa Sabina, Patricio Iglesias, parecía que la banda tenía todo para llegar a la cima. Luego, un segundo disco vino a reafirmar este ímpetu inicial de inundar las frecuencias con su fino post punk. Después, nada. Se acabó. Sin darlo a conocer formalmente, de manera gradual la banda cedió el paso al nuevo proyecto de Hari, El Expediente Sama, mientras que Patricio comenzó la gira del XXX aniversario de Santa Sabina. Solo nos resta rezar a los dioses oscuros pero que algún día, regresen para perdernos de nuevo en Moscú…

Los Dynamite

Probablemente una de las mejores bandas de lo que todos comenzaron a llamar el indie mexicano, una de las más bailables también. No sobrevivieron, pero el proyecto que siguió está mucho más cabrón: Rey Pila.

Vicente Gayo

De las pocas bandas que se atrevieron a experimentar con sonidos fuera de los instrumentos convencionales. Esta banda también fue aventada entre los indie mexicanos, pero su rollo estaba bien desconectado de todo lo que se hacía en el país.

HUGO

El rock y el futbol jamás se llevaron tan bien como en las canciones de HUGO, una agrupación homenaje al Penta Pichichi mexicano, el Rey de las chilenas, el Niño de oro. Probablemente los pioneros del folk punk, ahora tocado por muchos otros en todo el país.

PXNDX

La banda más polémica del punk rock en español, acusada de plagio, llegó a su fin en 2015 luego de una tocada en la Arena Ciudad de México. Ahí van los últimos sobrevivientes del EMO.

Liquits

“La vida es corta”, cantaban los Liquits allá por 2008, cuando estrenaron el Perfume Pantera. La suya se acabó este año con un concierto en el Vive Latino. Se extrañará su buena onda.

Motor

Después de la caída de Guillotina y los rumores de su reunión algún día, la cual nunca llegará, nació Motor. Liderada por Manuel Suárez sigue la fórmula del hard rock con algunos tintes de grunge con temas de resistencia. La banda en vivo era de gran potencia y el carisma del ‘Manix’ los hicieron sacar tres materiales. Luego de esto llegó la inminente separación apenas este 2019 que vendrá acompañada en 2020 por un nuevo proyecto de Manuel.

Recolector

Lino Nava fundó esta banda de stoner a finales de la década pasada y duraron unos cuantos años, pero desaparecieron sin decir adiós. Eran un proyecto sensacional, potente, de rolas emocionantes y un show en vivo de lujo.

Casino Slut Bar

Esta banda de Jalisco fue realmente innovadora. Mientras el rockabilly trataba de mantenerse fiel a su estilo sesentero, los Casino Slut Bar le pusieron swing, le pusieron rock, le pusieron punk y sobre todo, mucho corazón a lo que hacían.

Botellita de Jerez

Ya llevaban un tiempo sin tocar con los integrantes originales, pero la segunda generación de Botellita de Jeréz llegó a su final definitivo tras el suicidio del bajista Armando Vega Gil. Los legendarios creadores del guacarock no volverán jamás.

Los Gatos

Unos de los grandes pioneros del Rockabilly nacional fueron consumidos, como todos los demás, por los múltiples géneros que tomaron por asalto la escena mexicana. A diferencia de quienes decidieron mantenerse en la sombra, Los Gatos prefirieron separarse.

Le Barón

Les carnales de Le Barón vivieron un gran momento del indie mexicano, pues fueron de los pocos que llegaron a todos y cada uno de los festivales o foros. Desde el Vive Latino, el Motorocker, Goliath, Música Para los Dioses, entre otros. Nunca comulgué con sus temas, pero la raza conectó de inmediato.

Los Concorde

Una banda creada por miembros de otras agrupaciones que, por un momento, fueron mucho más aplaudidos por la juventud mexicana que con sus proyectos originales. La onda cuajó, pero los clásicos llaman, así que las estrellas volvieron a sus respectivas familias (Fobia, La Ley, Plastilina Mosh).

Azul Violeta

No podemos hablar de rock mexicano romanticón sin mencionar a los jaliscienses de Azul Violeta, quienes luego de una pausa volvieron al ruedo para de todas formas terminar yéndose de nuevo.

Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,137FansLike
26,658FollowersFollow
11,288FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas