40 años de romper la ley junto a Judas Priest

Un homenaje al disco que los catapultó al estrellato.

Cuando Judas Priest vino a México junto a Whitesnake al Palacio de los Deportes, recuerdo con ilusión haberme comprado mi flamante camiseta del British Steel a la salida. “Guácala, ese disco que”, comentó el amigo con el que iba. Una observación basada solo porque vienen las dos canciones más conocidas de la banda. Por supuesto, esto nada tiene que ver con la calidad general de un disco que el 14 de abril del 2020, cumple 40 años de ser un estandarte en la música, de dar inicio a la era dorada del heavy metal.

Durante la década de 1970, la banda se había encargado de perfeccionar el sonido heredado por Sabbath. Junto a Scorpions, fueron pioneros de la guitarra doble, un característica importante de los años venideros. Rob Halford, uniformó a la naciente horda del metal con la emblemática indumentaria de cuero (sin que ellos supieran su origen en las tiendas fetichistas gay) y el grupo, conquistó Europa en un tour junto a AC/DC, lanzado a la conquista del Oriente y EUA con su Hell Bent For Leather. Pero era momento de llevar el fenómeno Priest un paso adelante.

El primer gran cambio: un nuevo baterista llega a Judas Priest, Dave Holland, quien los acompañaría durante toda la década. De igual forma, Tom Allom, productor detrás de la placa en vivo, Unleashed in the East, los tomó bajo su tutela a partir de este instante. Grabarían juntos hasta 1988 pero Allom, regresó en 2016 para Redeemer of Souls y Firepower, algo que se haría evidente por el regreso anímico de la agrupación.

Lo siguiente, sería cambiar su fórmula. Esa maestría épica, virtuosa, influenciada por la seriedad de rockeros como Deep Purple, conocería a su gran aliado: una sensibilidad más cercana al sonido del hard rock norteamericano, con melodías pegajosas, riffs fáciles de recordar pero complejos en su construcción y una lírica que puede llegarle a cualquiera. Era el momento de ser enaltecerse como dioses, una época que ellos mismos recuerdan con cariño. El siguiente fragmento es una traducción del texto incluido en la reedición en CD lanzada en 2001:

Grabamos el disco en Tittenhurst Park, donde fue el hogar de Ringo Starr. Cuando llegamos no teníamos mucho escrito pero había gran atmósfera en el lugar, esto hizo que las ideas fluyeran con facilidad“.

Fue un álbum grabado cuando los días del sampleo no existían, así que hay sonidos de cuchillería casera y tacos de billar (“Metal Gods”) y ¡botellas de leche rompiéndose (“Breaking the Law”). Es uno de los momentos que más hemos disfrutado como banda, tantos recuerdos de cenas caseras, tomar cerveza en el pub local y largas caminatas en el patio. La casa donde nos quedamos solía ser de John Lennon, era extraño dormir en los mismos cuartos donde él vivió“.

Finalmente, la imagen del disco, una creación del pintor polaco Roslaw Szaybo, responsable de su logo y varias portadas de la banda. Al respecto, Bob Elsdale, su asistente en aquel entonces, recordó su participación junto a Szaybo para una entrevista con Revolver, cuando el pintor falleció apenas el año pasado:

Teníamos una navaja enorme con el título y el logo de Priest grabado en una pieza de aluminio. La mano es la de Roslaw, no había Photoshop en esos días, así que todas las tomas son reales“.

Judas Priest - British Steel

Ocho himnos del metal.

Las estridentes guitarras de K.K. y Glenn Tripton son lo primero en sonar para la brutal “Rapid Fire”. Un brillante juego en el dúo donde se preserva la esencia original de Judas junto al moderno sonido en estudio. Este es de esos tracks agresivos y valga la redundancia, rápidos a los que Judas daría seguimiento en sus siguientes producciones para resaltar esa influencia en el llamado speed metal (“Eat Me Alive” y “Riding On The Wind” como sucesoras espirituales).

La frase joyita: “Blasting the cannons of truth through each man of this Earth”.

Covereada por: Sacred Reich y Vader.

¡Los Dioses del Metal! “Metal Gods” no es un tema tan potente como el anterior pero en el recae la importancia de un merecido mote ganado tras casi 10 años de constancia, además de ser la metáfora perfecta donde se da inicio al nuevo reinado del metal y sus férreos seguidores.

La frase joyita: “From off I’ve seen my perfection, where we could do as we please. In secrecy this infection was spreading like a disease”.

Covereada por: U.D.O.

Que una canción esté choteada, no necesariamente significa que sea mala. Si “Breaking the Law” es un clásico, es por el mensaje transmitido. Un himno a la libertad, a ser un espíritu sin cadenas. El videoclip solo reforzó esta idea: ¡un policía dejando a un lado su deber para hacer air guitar! El placer, recordarnos ese lado rebelde muchas veces reprimido. Este fue el primer sencillo de British Steel y hasta la fecha, es un obligado en sus conciertos.

La frase joyita: “Feel as though nobody cares if I live or die. So I might as well begin to put some action in my life!”

Covereada por: Arch Enemy, Doro, Hammerfall e Interpuesto.

Cuatro acordes, una guía muy punk para trazar uno de sus grandes olvidados. Da la impresión que muchas bandas jóvenes de heavy, buscan imitar esta estructura a como de lugar. Sin embargo, la voz rasposa y cañera de Halford en “Grinder”, la torna una experiencia inigualable.

La frase joyita: “Been inclined to wander off the beaten track, that’s where there’s thunder and the wind shouts back”.

Covereada: Six Feet Under.

Es una lástima que “United”, tercer sencillo de la placa, haya quedado tan olvidado. Una de esas composiciones heavy con un coro de taberna donde invita a todo el escucha a mantenerse con esperanza ante la adversidad. Manowar le debe el 80% de sus canciones a esta pieza.

La frase joyita: “We can do it and if they wanna they can try. But they’ll never get near, then they can get out of here”.

A este punto, la letra más inteligente que habían compuesto. Esa sensación de identidad propia se mantiene en este relato adolescente sobre no dejarse pisotear por la edad. “No tienes que ser viejo para ser sabio”, una lección de vida impartida por Judas Priest. Aprender a valorarte por quien eres.

La frase joyita: “Let’s get one thing straight: I’ll choose my fate and it’s got nothing to do with you”.

Originalmente, el brillante inicio del lado B en el lanzamiento de la versión americana. “Living After Midnight” es uno de los himnos fiesteros por excelencia (sentado a la derecha de “Rock N Roll All Nite”). Cero pretensiones, pasarla bien con tus amigos, beber hasta el amanecer y no dejar de rockear. Tres minutos para vivir despreocupados de la vida, mantener viva la llama de tiempos mejores.

La frase joyita: “Living after midnight, rockin’ to the dawn, lovin’ ’til the morning, then I’m gone, I’m gone!”

Se retoma la seriedad con “The Rage”, canción donde luce Ian Hill con un estribillo más funk que se mantiene presente a lo largo de los solos. Una buena mezcla de ritmos, donde puede lucir el cofundador de la banda mientras Halford, hace despliegue de sus soberbio vibrato.

La frase joyita: “When we talk without amend, we see red, and then deep inside the blood begins to boil, like a tiger in the cage we begin to shake with rage”.

Judas Priest cierra con otra genialidad, rápida y desenfadada: “Steeler”. Gran parte de su fuerza recae en un largo solo al final, mismo que viene de un estado de alerta a defenderse ante los traidores, las falsas amistades, aquellos que terminan por apuñalarte.

La frase joyita: “Waiting like jackals to sneak up and trick you. Wolves in sheep’s clothing, so deft in consoling”.

Covereada por: Vader.

Los dioses de una generación.

El álbum alcanzó el casillero 34 en Billboard, un salto exponencial al #128 logrado con Hell Bent For Leather. ¿Junto a qué otros discos de metal compartió British Steel los anaqueles en 1980? Ahí no más para el recuerdo:

Iron MaidenIron Maiden
Motörhead  – Ace of Spades
Scorpions – Animal Magnetism
Ozzy Osbourne – Blizzard of Ozz
Cirith UngolFire and Ice
Def Leppard – On Through The Night

Aunque todo parecía ser abundancia a partir de este punto, la carrera de Judas Priest en los años 80 sería un tanto errática. Su siguiente lanzamiento, Point of Entry, tendría algunos temas joya (“Hot Rockin”, yeah) pero en general, es de sus entradas más ignoradas. Le seguirían dos de sus grandes obras maestras: Screaming For Vengeance y Defenders Of The Faith, aclamadas por todo mundo, aún más exitosas en ventas (pero de esas los conocedores trve no dicen nada). Luego le entrarían durísimo a los sintetizadores en Turbo, a tiempo para entrar en la tendencia glam. Un experimento con sus fallas pero interesante.

El mundo del rock no es el mismo desde que Judas Priest nos enseñó a romper la ley para liberarnos a nosotros como individuos. British Steel es el parteaguas encargado de popularizar el género a niveles insospechados. Si el metal no se hubiese vuelto tan grande gracias al quintento, seguro habría quedado en algo pasajero… O aún más under.

Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,145FollowersFollow
11,214FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist