Las 10 esenciales de Ozzy Osbourne

Ozzy Osbourne es uno de los personajes más importantes de la cultura popular. Padrino del heavy metal, estrella de reality show, emprendedor de su propio festival (que a su vez ayudó a popularizar el llamado nu metal) y hasta actor, Ozzy es un personaje entrañable por donde se le vea, un símbolo de todo lo que representa el rock.

Aunque en EUA su música siempre logró colarse en las listas de popularidad, en México los temas más coreados y anticipados durante sus presentaciones, son aquellos himnos que le dieron fama en Black Sabbath. Nunca faltará aquel señor locochón (alguno de tus tíos, seguramente) que en sus conciertos grite con desesperación “Paranoicooooooooo”.

A pesar de que sus canciones han acompañado películas, videojuegos y hasta partidos de la NFL, para muchos ha sido inevitable dejarse llevar más por su estatus de símbolo que por la música. Sin más, acá les dejamos las 10 esenciales de Ozzy Osbourne, así como un top de cuales han sido sus mejores producciones en 40 años de carrera solista.

“Crazy Train”

Trves, ¿por qué sentir reproche a su canción más conocida cuando este hit de 1980, lo revivió en todo aspecto? Tras su salida de Sabbath, el cantante cayó a un abismo de drogas y alcohol del cual, logró salir con la ayuda de su familia y su agente. Era momento de reconquistar al mundo. Junto al guitarrista original de Quiet Riot, el virtuoso Randy Rhoads, formó una dupla inigualable y “Crazy Train”, un canto nacido por el temor a la Guerra Fría, llegó al #9 de Billboard diciendo: Ozzy ha vuelto.

Ozzy Osbourne y Randy Rhoads.

“Mr. Crowley”

Un tema escalofriante, idóneo para entender porque el apodo de “Príncipe de las Tinieblas”. Hablar de Aleister Crowley es ahondar en el ocultista más importante del siglo XX. Aunque años después, Osbourne admitió en entrevista para Rolling Stone que antes de escribirla, no tenía idea de su trabajo. “Basicamente era yo preguntándome, Sr. Crowley, ¿quién carajos eres tú? Conocía más el nombre que acerca de lo que hacía. Creo que Jimmy Page tiene una obsesión por Aleister Crowley; compró su casa y muchas cosas más. Eso me hizo cuestionar“.

Osbourne refleja en la letra lo que para él, representó Crowley: un falso ídolo, mientras que el solo de teclado al inicio de Don Airey es un tétrico viaje a lo desconocido.

“Over The Mountain”

Por alguna razón, su siguiente disco, Diary Of A Madman, aún no obtiene la atención que merece. El último trabajo con Rhoads antes de su trágica muerte, esta canción fue una de las más pesadas y rápidas que hicieron. El imaginario de Osbourne siempre se inclinó hacia los viajes de fantasía y para “Over The Mountain”, incita al famoso viaje astral. La batería de Lee Kerslake (Uriah Heep), es atascada e intensa.

“Bark At The Moon”

Su segundo hit a nivel mundial, regreso en 1983 ahora junto al brillante y muy subestimado guitarrista, Jake E. Lee. Riff memorable, producción impecable y una portada ideada por Sharon Osbourne con la ayuda del genio del maquillaje, Greg Cannon (responsable de los efectos en “Thriller” de MJ). Aún recuerdo que mi primer acercamiento a esta canción, fue por el soundtrack de Grand Theft Auto: Vice City.

Por alguna razón, el simpático videoclip oficial inspirado en Dr. Jekyll And Mr. Hyde, no existe en Youtube. El mismo Ozzy compartió de nuevo en Rolling Stone, su extraña experiencia al filmarlo:

Usamos un hospital mental victoriano abandonado a la mitad de Inglaterra. Recuerdo que hasta había archivos de pacientes en el piso. Era muy pinche extraño. Como si fuera una película vieja. Incluso encontramos un feto, un pinche bebé en un jarrón de pepinillos. Se veía horrible y estaba todo gris. Era jodidamente vil. Y no, no me lo bebí. La sola idea me hace sentir enfermo“.

Pero que la ridiculez de los años 80 siga viva con esta foto.

Ozzy Osbourne - Bark At The Moon

“Shot In The Dark”

Hablando de álbumes menospreciados, The Ultimate Sin es el más ignorado en la discografía de Ozzy Osbourne a pesar de incluir joyitas como “Killer Of Giants”, “Lightning Strikes”, “Secret Loser” y “Never Know Why”. Ni el mismo Ozzy está del todo satisfecho con el resultado final. “Las canciones no eran malas, solo quedaron muy extrañas. Todo se sentía y sonaba igual. No había imaginación. Si hay un disco que quisiera mezclar y hacer mejor, sería The Ultimate Sin“.

Sin embargo, “Shot In The Dark” terminó siendo un interesante ejercicio de adaptación a medio boom del glam metal en EUA, donde predominó el sintetizador y un beat más pop. Aunque tuvo éxito durante su lanzamiento, existe una disputa por los derechos de autor, pues se dice que Ozzy la plagió. Es por ello que no ha aparecido en una antología del cantante desde 1990 y Osbourne, rara vez la toca en vivo… ¡Aunque algunos tuvimos la fortuna de verla en el Hell and Heaven 2018!

“Demon Alcohol”

A estas alturas, parece que el título del artículo debería cambiar a Justicia para Ozzy. Este es otro de los grandes temas de su trayectoria, un recorrido autobiográfico hacia la tentación prohibida del frontman por el alcohol que terminaría como lado B de “Miracle Man”. Para No Rest For The Wicked, reclutó por primera vez a su acompañante más recurrente: Zack Wylde. Esa distorsión tan característica del estadounidense dio frescura a la fórmula y sentó base para el que sería, el disco más épico en la obra de Ozzy.

“I Don’t Want To Change The World”

La era dorada del heavy metal estaba por terminar para dar espacio al reinado del rock alternativo y el grunge. Pero el Príncipe de las Tinieblas aún tenía mucho por demostrar al mundo. Ahora junto a Wylde, se encontraban las cuatro cuerdas de Mike Inez, inventivo y con harto protagonismo (a los pocos años terminaría uniéndose en Alice In Chains).

Este es su trabajo más vendido hasta la fecha y vaya que es difícil elegir una sola de aquí entre tantos clásicos como “No More Tears”, “Mama, I’m Coming Home”, “Hellraiser” y “Road To Nowhere”, pero “I Don’t Want To Change The World” tiene algo que el resto del disco no: la participación de Dios, Lemmy Kilmister, quien ayudó a componerla. Para el ’94, la versión en vivo de la canción le daría a Osbourne su primer y único Grammy como solista.

Lo siento Ozzy, fallaste terriblemente. Sí cambiaste al mundo.

“Perry Mason”

Para muchos quizá el nombre de Perry Mason ya no significa nada. En cambio, la generación de Ozzy recuerda con cariño el famoso programa de televisión donde un audaz abogado, resolvía intrépidos casos a mediados de los años 50 (show a su vez basado en obras literarias de los 30). De nuevo, los teclados lucen como en sus primeros años entre los eternos bending de Zack. Esto fue gracias a la mano del fallecido John Purdell, quien vino con la idea antes de que Rick Wakeman, amo del teclado en Yes, grabará en el disco.

Esto es Ozzy, rindiendo homenaje a sus propios héroes antes de ser una industria llamada Ozzfest y The Osbournes.

“I Don’t Wanna Stop”

¿Qué dijeron? ¿Qué ya solo iba a ser el papá pazguato de MTV? Tras años de ausencia en el estudio, Ozzy Osbourne regresó con un buen álbum a su cuenta, Black Rain, la introducción a toda una generación ante un Príncipe en busca de recuperar su credibilidad. De nuevo, el británico nos recuerda que está aquí hasta que el cuerpo aguante. A los bends y solos eternos de Wylde, se le unieron dos virtuosos: Mike Bordin (Faith No More) en la batería y Blasko (Rob Zombie) al bajo. Lástima que la mezcla de Kevin Churko sea tan saturada en todo el disco. ¿Acaso aprendió en Academias Rick Rubin?

“Ordinary Man”

Las baladas han sido una constante en cada uno de sus discos. Pero no había llegado a un punto tan emotivo y sincero, como “Ordinary Man”. Colaboración con Elton John, Slash, Duff McKagan y Chad Smith, un auténtico dream team para dar un repaso a una vida de éxitos, caídas, excesos pero en especial, de reconocimiento. Ozzy Osbourne, un artista que evidentemente, se siente ante el ocaso de su vida. No, no morirá como un hombre común. Sino como el grande que ayudó a forjar un género en distintos momentos del siglo XX.

Si esta fue la manera de decirnos adiós, lo hizo por la puerta grande. Irónico, considerando el track anterior, ¿no creen?

Este fue nuestro recorrido a las 10 esenciales de Ozzy Osbourne. Sabemos que quedan muchísimas en el repertorio así que dígannos, ¿cuáles habrían añadido ustedes?

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,176FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist