Latin Ska: siete bandas argentinas que le dieron identidad al género

Hoy hablaremos de un género que no es muy bien recibido en la élite mundial por su carácter contestatario, a veces de izquierda y siempre dirigido (incluso formado) por las minorías. Desde siempre se ha mantenido segregado en cada una de sus ramas o variantes. Desde el Ska, el Rocksteady, hasta el Two Tone, el Core o el Latin Fussion.

Esta última vertiente se convirtió en uno de los géneros latinoamericanos más populares de los noventa. La mezcla de estilos inmiscuidos en la cultura del Fussion sudamericano hizo que las bandas atrajeran a los fanáticos del punk, del reggae, del rocksteady, del rock n roll, del dance y de pronto eran ellos los responsables de llenar estadios por todo el continente, como si fuesen los mismísimos Rolling Stones.

Estados Unidos tuvo su movida en a finales de los ochenta y principios de los noventa con gente como Reel Big Fish, No Doubt, Sublime, Less Than Jake, Mighty Mighty Bosstones, Gold Finger o Save Ferris, pero desde mucho antes comenzó a gestarse la movida, en Argentina, principalmente, que nos dejó grandes intérpretes que ahora mismo vamos a revisar.

Los Fabulosos Cadillacs

La banda liderada por Vicentico estrenó un clásico del género en 1986, su debut, de hecho. Bares y Fondas tiene adentro un intento por hacer Two Tone del más puro, pero en el camino le van añadiendo rasgos latinos. En esencia eran rudeboys en búsca de un revival inglés en su tierra, por ello la experimentción fue poca.

“Yo quiero morirme, quiero morirme acá. Yo tengo a mi mamá, yo tengo a mi papá, pero quiero morir tocando ska”, es una frase celebre que después adoptarían todos los seguidores del movimiento perpetrado por estos genios.

Los álbumes que siguieron (Yo te avisé, El Ritmo Mundial, Satánico Dr. Cadillac) sentaron las bases para un género que despegó en los noventa y sigue activo, aunque viviendo de sus glorias pasadas. La experiencia los llevó a experimentar después en otros terrenos como la cumbia, como el tango, el punk, etcétera. Un pequeño paso para el hombre, pero uno grande para el Latin Ska.

Pericos

Un año después del debut Cadillac, otra banda llegó a la escena para sorprender a la fanaticada que comenzó a voltear para ese lado del mundo en búsqueda de una identidad propia. Los Pericos lanzó al mercado su también legendario El Ritual de la Banana en 1987.

Es reggae heredado de The Skatalites, pero al mismo tiempo con cosquilleos al Ska, al pop, al rock n roll y al Two Tone; pero no fue 1994 que Los Pericos entregaron el chingazo en el hocico de Pampas Reggae, donde se notas hasta influencias del Dancehall o al Raggamuffin y sonidos del Caribe. No se ha hecho nada igual.

Los Auténticos Decadentes

Totalmente alejados del stablishment y del respeto por mantener “puro” un género que para los latinos nunca significó mucho, Los Auténticos Decadentes irrumpieron en la escena con un ska que le hizo el amor a la murga, así como a la música romántica, el tango, la cumbia o la salsa.

El Milagro Argentino (1989) ya nos daba un adelanto de las cosas tan importantes que harían a lo largo de su carrera, pues podemos escuchar clásicos como “Skabio”, “El Jorobadito”, “Vení Raquel” o “Loco (Tu Forma de Ser)”.

Los Calzones Rotos

Marcelo del Grosso y compañía nunca obtuvieron el reconocimiento que merecen. Se mantuvieron en el underground casi toda su carrera, pero nadie puede negar que sus discos contienen piezas clásicas para el movimiento Latin Ska. Eran todo fiesta, un antecedente de lo que hoy se le adjudica a otras bandas como Caligaris en Argentina o Dr Krapula en Colombia.

Los Piojos

Entrada la década de los noventa llegaron Los Piojos a la escena para darle una vuelta de 180 grados al género. Mientras las demás bandan entretenían a la gente con una fusión meramente latina, los liderados por Daniel “Piti” Fernández y Ciro Martínez le imprimieron una personalidad más rocanrolera, inspirada cien por ciento en la British Invasion. Incluso le abrieron algunos conciertos a The Rolling Stones.

Chactuchac (1992) fue un disco que sin olvidar sus raíces argentinas e inspiraciones del tamaño de Ratones Paranoicos o Los Fabulosos Cadillacs, le dieron al género un sonido fresco y aunque retro, bastante novedoso para la movida.

Bersuit Vergarabat y La Mosca Tse-Tse

La Bersuit, como se le conoce en los barrios, debutó en 1992 con una idea clara en la cabeza: dotar de toda argentinidad posible al género; sin embargo, tardaron varios años en entenderle a su propia cabeza y luego de vagar sin rumbo claro por fusiones con el tango, el reggae, la murga, el cuarteto, la cumbia y la salsa, afianzaron un discazo titulado Libertinaje, estrenado en 1998, conectado totalmente con la realidad argentina, su gente y sus movimientos sociales.

Ese mismo año en Buenos Aires vio la luz otro disco titulado Corazones Antárticos de La Mosca Tse Tse, liderada por Guillermo Novellis y con el mismo orgullo patriótico que los encabezados por Gustavo Cordera.

Fue hasta el año 1999 que La Mosca Tse Tse terminó por moldear la argentinidad en el Ska Fussion con tangos, milongas, cuartetos y mucha cumbia.

Nuestro amado Latin Ska continúa por todo el mundo con mucha menos fue que en ese entonces y con el reconocimiento o la fama repartidos entre unos cuantos. Caligaris, Dancing Mood, Karamelo Santo, Todos Tus Muertos, Kchiporros, No Te Va Gustar, La Vela Puerca, Satélite Kingston, Dr Krápula, Desorden Público e incontables mexicanas destacan entre las nuevas generaciones.

Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,100FollowersFollow
11,169FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas