El callejón de las almas perdidas, el excelente regreso de Guillermo del Toro

El héroe de chicos y grandes ha vuelto. A casi cinco años de los galardones por La forma del agua pero con una fructífera temporada como productor, Guillermo del Toro regresa a la pantalla grande con El callejón de las almas perdidas, adaptación a la clásica novela noir de William Lindsay Gresham (titulada originalmente Nightmare Alley… Pero quienes somos para juzgar las traducciones) donde más allá de seguirla al pie de la letra o incluso, emular lo conseguido en la primera versión de 1947, dota al relato con su propia línea autoral.

Con las actuaciones de Bradley Cooper, Rooney Mara, Willem Dafoe, Toni Colette, Cate Blanchett y Richard Jenkins, del Toro consigue otro triunfo en su filmografía a pesar de sus evidentes fallos. Pero, ¿qué logra que aún así la película sea indispensable de ver? La honestidad de su manufactura, nada más. Ya llegaremos a ello.

Bradley Cooper en el Callejón de las almas perdidas
Bradley Cooper en el Callejón de las almas perdidas

Visitando el callejón de las almas perdidas

Aquí conocemos a Stan, un hombre con muchos secretos acerca de su pasado. Al deambular tras consumir los restos de su vida pasada en el fuego, termina fascinado por una feria itinerante de la que pronto forma parte. El encanto por el humo y espejos no tardan en trasgredir del escenario a su futuro cuando decide adoptar la profesión de mentalista con el fin de embaucar a la gente. Le es fácil aprender a leer sus gestos, características y hasta la vestimenta para conseguir atraer incautos.

Ya alejado del ambiente circense y con un prometedora carrera en elegantes escenarios, cede ante la ambición de aprovecharse de personas poderosas para “reunirlas” con sus difuntos en experiencias extrasensoriales. Esto por supuesto lo llevará a una maraña de mentiras que no tardan en convertirse en su realidad en un tétrico juego psicológico.

Con El callejón de las almas perdidas, del Toro consigue varios acierto al permitirse darle una interpretación acorde a su línea. De entrada, la película complace sus dos fascinaciones: lo fantástico y el suspenso.

Hay una clara influencia de dos cintas en esta primera parte: Freaks y Carnaval de almas. Vemos un mundo cuasi imaginario del carnaval lleno de bizarros pero leales personajes; el hombre fuerte, el enano (no le pasen mi reseña a Peter Dinklage o me cancela por esta palabra, por favor), la adivina, los fenómenos y claro, la joven protegida por el resto del elenco que sin ser objeto de deseo, funge como recordatorio de la humanidad perdida bajo su auto explotación.

No todo es el color de la marquesina y tras bambalinas, vemos esta desesperanza que atraviesan varios integrantes del grupo. Más allá del geek, atracción que atraviesa todo un proceso de abuso, el más importante para la reflexión es aquel pobre interpretado por David Strathaim. El esposo alcohólico de la clarividente da sus bríos de hombre aún enamorado de su profesión y mujer pero cuyas cargas emocionales, resultado de la culpa por engañar a decenas en el pasado a través de su show de mentalismo, lo ahogan al fondo de una botella. Una especie de advertencia del inminente futuro de Cooper.

El callejón de las almas perdidas reseña
Imagen: Searchlight Pictures.

Bradley Cooper da la mejor actuación de su carrera al entregar un personaje más complejo a sus habituales. Con él entra la fórmula del director de incluir este complejo de Jekyll y Hyde que vemos a lo largo de su filmografía donde el hombre, a pesar de su bello exterior, es una monstruosidad por dentro. No solo queda contento de esparcir la aversión que tiene hacia los hombres de edad avanzada, en un trauma que gradualmente se desarrolla gracias a Cate Blanchett, sino que corrompe todo a su alrededor, como a la inocente Molly (Rooney Mara) que cae contra su voluntad en sus tretas. Un auténtico timador.

La segunda parte entra de lleno al apartado noir de lo que es Nightmare Alley. Del Toro no es ajeno al género: por ahí, la primera parte de Hellboy incluye un par de guiños aficionados. Pero lo conseguido aquí es una maravillosa guía introductoria para aquellos a una tendencia que vio sus mejores años en los 40. No solo en un contexto estadounidense, por ahí se ve la admiración a cintas nacionales como La noche avanza de Gavaldón y el arrogante hombre encarnado por Armendáriz.

Todos los elementos clave están aquí: la moralidad ambigua del protagonista, el especial cuidado a la iluminación para denotar las intenciones de varios personajes, los decadentes ambientes urbanos y joder, la mejor femme fatale que haya visto desde Barbara Stanwyck y Rita Hayworth: Cate Blanchett.

Si Blanchett hubiera existido en la época del cine de oro de Hollywood, hubiese sido el ícono definitivo del noir. Su elegancia al hablar, el imponente estilo y el juego psicológico al que lanza a Cooper son una maravilla. Está tan bien delineado su personaje que esto en realidad, conlleva al mayor defecto de El callejón de las almas perdidas: lo predecible que se termina volviendo todo.

Cuando ella entra a cuadro, es evidente la espiral de perdición a la que caerá Cooper. Por ahí da unos tanteos de salirse con la suya pero son tristes victorias efímeras en su esquema. Incluso para ser una cinta noir, es demasiado lineal para su propio bien, con nulos giros de tuerca en su conclusión y un pasado que pudo ser explotado mejor. Pero, a pesar de todo, esa secuencia final es demasiado satisfactoria. Entre lágrimas y risas de asimilación donde la verdad, ya no puede ocultarse más entre la pantomima. Joya.

El callejón de las almas perdidas reseña
Imagen: Searchlight Pictures.

Conclusión

El callejón de las almas perdidas es una estrella más en la filmografía de Del Toro. Sus fans saldrán complacidos y los más jóvenes, ajenos al cine noir, tienen una gran guía de estilo para adentrarse en un universo que de seguro, han visto ser homenajeado en incontables ocasiones. Pero nunca con esta calidad.

La gran virtud es la honestidad en el desarrollo, tan libre de pretensiones y a la vez, abundante en detalles para revisitar varias veces. Desde los colores en vestuarios, espacios y luz hasta ciertos movimientos de cámara, es imposible no dejarse maravillar por un trabajo que desborda tanta pasión. Memito, no te merecemos ni a ti ni a tu olor de hot cakes.

Finalmente, si no vemos nominada a Cate Blanchett a mejor actriz de reparto, serían unos premios Oscar lamentables. Nada más digo.

Ya que están por aquí, ¿por qué no le echan un ojo a la activación que Searchlight Pictures realizó para el lanzamiento de la película en Artz Pedregal? Vale la pena darse una vuelta.

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,500FollowersFollow
11,182FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

El héroe de chicos y grandes ha vuelto. A casi cinco años de los galardones por La forma del agua pero con una fructífera temporada como productor, Guillermo del Toro regresa a la pantalla grande con El callejón de las almas perdidas, adaptación a...El callejón de las almas perdidas, el excelente regreso de Guillermo del Toro