Ian Curtis y el legado que dejó junto a Joy Division

Nadie elige su apariencia física de antemano; mucho menos tu estabilidad mental. Es muy fácil levantar el pulgar y juzgar a alguien diferente como un loco o un raro. Hace 41 años (15 de julio de 1956 – 18 de mayo de 1980) Ian Curtis decidió terminar su vida.

Acompáñanos mientras exponemos los siguientes puntos que validan a su banda, Joy Division, como una propuesta musical única y aún relevante.

I. Orígenes

El cuarteto inicia en 1976, manteniendo su alineación hasta el fatídico incidente de Ian Curtis cuatro años después. Originalmente denominados Warsaw, referencia polaca; deciden cambiarlo a Joy Division, término para calificar a los burdeles en los campos de concentración alemanes: Peter Steele (Type O Negative) heredará su ácido humor.

II. Alineación Estelar

Cuando The Beatles tocan en el Ed Sullivan Show en 1964, ellos influencían una legión de adolescentes que, siguiendo su ejemplo, se alzarán, tomando instrumentos y, más importante, componiendo material original. Una docena de años después, durante el bicentenario, 4 de julio de 1976, un rudo y ruidoso cuarteto de New York, The Ramones, se vengará. Tocando en The Roundhouse en Inglaterra. La leyenda cuenta que todos los asistentes formarán sus propias bandas. Dos de ellas, The Clash y The Sex Pistols tocarán el día siguiente. Joy Division, sus futuros miembros, están entre la limitada audiencia que no sobrepasa los 50. Eventos así son irrepetibles.

III. Integrantes

Ian Curtis (voz), Peter Hook (bajo), Bernand Sumner (guitarra) y Stephen Morris (batería).

IV. Debut

Después del Ep An Ideal For Living (1978), editan su Lp completo: Unknown Pleasures (1979).

Tú has visto su simple pero inconfundible arte de portada en los sitios menos esperados. Justamente como The Crimson Ghost para The Misfits o la infame carita sonriente de Nirvana, muchos individuos solo las usan para ganar credibilidad underground sin detenerse a disfrutar la corta trayectoria; con Nirvana son tres Lps y con Joy Division, solo dos, suficientes para cambiar el destino de la música en décadas posteriores.

Abriendo con “Disorder”, le muestran a Robert Smith (The Cure) que está bien que los niños lloren; “Day Of The Lords” es atemporal, debió ser el tema para Dr. Who en los 80 mientras Flea (Red Hot Chili Peppers) está al mando de la TARDIS; “Candidate” te advierte de que mantengas tu distancia, Justin Chancellor (Tool) desobedece y se acerca. “Insight” es un doppelganger malvado de “Dreaming Of Me” de Depeche Mode bajo la influencia de rayos gamma resurge como “Nightmare Of Me”.

“New Day Fades” tiene un ritmo monolítico, tal cual como si Stephen Perkins (Jane’s Addiction) fuera el hombre de hojalata de The Wizard Of Oz y lo interpretará; “She’s Lost Control” es cuando los carros de Gary Numan reciben potencia turbo. “Shadow Play” puede sonar irónico, pero tiene un ritmo alegre con solos de guitarra distinguibles, Kevin Shields (My bloody Valentine) está transcribiendo la tablatura, “Wilderness” cuya serpentina línea de bajo tentara a Paul Webb (Talk Talk) a degustar el fruto prohibido, “lnterzone” será magistralmente recreada por Warrior Soul una década más tarde, y concluye con “l Remember Nothing”, cuyo ritmo asemeja el estar cavando una tumba, Roddy Bottum ( Faith No More) provee la pala, una pieza esencial de la música pop de los 80.

V. ¿Pop?

The Beatles, The Rolling Stones o The Who, por mencionar sólo tres de las más importantes de todos los tiempos, deben su estatura actual de leyenda a su inmensa popularidad. Canciones simples, memorables y bien estructuradas. Olvida las categorías limitantes y ridículas. Joy Division solo vislumbró el éxito demasiado tarde. Su música es sencilla – y no por ello deja de ser compleja – y mesmerizante.

VI. Promesa

Muchos exponentes artísticos, desaparecen o decepcionan después de un prometedor comienzo. Se podría debatir cuál de sus dos Lps es mejor. Joy Division entrega otro excelente álbum: Closer (1980).

Se nota una banda más cómoda con sus instrumentos.

Empieza con “Atrocity Exhibition” que a primera escucha suena disonante, pero pronto cada pieza encaja: Roli Mosimann (Swans/ The Young Gods) arma el rompecabezas. “lsolation” le muestra a Jaz Coleman (Killing Joke) a cantar apropiadamente y a usar los teclados con posibilidades sin fin, mientras que “Passover” abre los ojos de Les Claypool (Primus) con un universo a explorar a las cuatro cuerdas.

Colony” es una demostración de cómo compaginar batería acústica con sintética, Ted Parsons (Prong) se alista, “Means to an End” dicta a Morrissey (The Smiths) cómo vocalizar sin destrozar su laringe y “Heart and Soul” invoca la poesía pagana de The Lizard King reencarnado en Ian Atsbury (The Cult). “24 Hours” resucitará en 1997 en una fiel interpretación en el homónimo Lp de Karma to Burn, “The Eternal” es lluvia ácida que fertiliza los áridos campos donde germinará “Dirt” de Alice in Chains con ese piano melancólico y su batería asemejando el azotar de olas en un acantilado. El disco finaliza con “Decades” ilustra a Jonny Greenwood (Radiohead) con visiones para musicalizar filmes.

VII. Temas fuera de los discos

Muchas bandas lanzan canciones ajenas a sus materiales de estudio, difícil comprenderlo ahora con tanto streaming y la escucha de música aleatoria.

Tristemente “Love will tear us apart” sin dudas su mejor tema, fue un sencillo aparte, una canción pop perfecta. Todas las cosas se ven bien, una banda consentida de los críticos, a punto de conquistar a las masas. Ian pensaba distinto.

VIII. Letras

Igual que con Chris Cornell, Kurt Cobain, Layne Staley o Chester Bennington, las letras hablan de temas deprimentes y tristes. Todos ellos tomaron su vida también. Ian Curtis sufría de epilepsia, tenía depresión, mucho dolor contenido, esta enfermedad es un balance químico inadecuado, posiblemente hereditario. Piénsalo un segundo, sobre todo si eres varón, jamás pedimos ayuda, y menos mental, añade que lan no era solvente económicamente.

IX. Recopilación

Existen varias, la recomendada en Substance (1988) que incluye material extra de sencillos, eps y en vivo. Si eres más ambicioso, el box set Heart and Soul (1997) reúne en 4 discos con casi toda su obra.

X. Influencia

Puedes detectar las huellas dactilares de Joy Division en todos los artistas mencionados, podrías añadir My Chemical Romance, U2, Interpol, Steven Wilson, The Sisters Of Mercy, Fields Of The Nephilim o incluso exponentes del metal como Paradise Lost, Godflesh, Tiamat o My Dying Bride están en deuda con Joy División.

Post Script

A) Los exintegrantes continuaron como New Order.

B) Un comentario acerca de la depresión. Me confunde y decepciona cuando los expertos de la salud aconsejan recurrir, primero a terapia, una opción atractiva cuando estás desempleado, o algo aún más sencillo que todos actualmente desearían poder descargar como App: una cadena de soporte entre tus familiares y amigos para que te apoyen en temas emocionales. Es una tarea difícil, con la degradación de las familias y país en general que vivimos, sobre todo para los más jóvenes, cuando la sociedad actual te obliga a criar niños perfectos, sin tolerancia a nada, principalmente a la frustración, nunca satisfechos y siempre compitiendo entre sí. Recapacita y apoya a quienes te demuestran su amistad y aprecio. Sirva como muestra el tributo a Goo Hara, que resultó siendo más una denuncia del acoso y maltrato al que están sometidas las aspirantes a idol en Sudcorea.

Descansa en paz, Ian Curtis.

Sergio Pescador
Sergio Pescadorhttps://sergiogtspescadormuslit.blogspot.com/
Jedi by training. Sith by choice. Metal flows through my veins. Controlled chaos within. Fin me in El Chopo de 13 a 16 hrs

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,176FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist