Dune: Part One, una historia que triunfa a pesar de sus ganchos taquilleros

Dune ha llegado para traer de vuelta la historia creada por Frank Herbert en 1965 a las nuevas generaciones y de paso, renovar lo hecho por David Lynch hace años.

En primera instancia, hay que recalcar que no es un reebot tal cual, está basada en el libro y es otra adaptación con muchas diferencias, salvo algunos personajes y por la época, basándose más en la tecnología para lograr un buen resultado. Sin embargo, nuestra referencia es Dunas de Lynch (sí, con una letra ‘S’ al final para diferenciarla) y es inevitable compararlas en ciertos momentos. No por nada el director despreció hacer Star Wars para hacer esta adaptación.

La historia es sencilla. Diferentes imperios buscan controlar la llamada ‘la especia’ que funciona para muchas cosas, tanto para ayudar a vivir de la mejor manera posible a los habitantes de Arrakis como también, ser utilizada como combustible. Quien controle esto, será quien domine el mundo y es ahí donde vemos diferentes razas como la guerrera Harkonnen (los malos), los Fremen (los que viven en el desierto), Bene Gesserit (brujas que controlan lo político desde las sombras) y la Casa Atreides (los buenos). Como buena cinta de ciencia ficción debemos hacer analogías con lo real, con lo actual a pesar de haberse planteado todo esto en los sesenta y sí, es como ver a Estados Unidos peleando por el control del petróleo sin importar el costo en cualquier país.

DUNE: PART ONE, LA VISIÓN DE DENIS VILLENEUVE

Más de 30 años después alguien se atrevió a abordar a Dune, y es que la cinta se había convertido en algo de culto para los amantes de la ciencia ficción. Ha envejecido de buena forma y fue plataforma para algunos artistas como Kyle Maclachan, Sting y Francesca Annis. Fue grabada en los Estudios Churubusco de la Ciudad de México y por ello vemos cameos de Ernesto Laguardia (asesinado por el Barón Harkonnen), Claudia Ramírez, Angélica Aragón y Humberto Elizondo.

Así que cuando Denis Villeneuve dijo ‘me rifo’, se hizo expectativa. También se habló mucho de ‘otro reboot, ya ponte un freno Hollywood’, pero la verdad es que la cinta de Lynch quedó en eso, de culto y de poco acceso o llamativa para nuevas generaciones a diferencia de Star Wars o Star Trek. Así que es una opción bastante jugosa económicamente y que puede rendir muchos frutos.

La idea de Villeneuve es buena, más orientada al libro y menos reinterpretación. Claro, no tiene a Sting y eso le resta en el corazón de los que vieron la ochentera. Bueno, su personaje Feyd Rautha no existe en esta versión.

Aquí el director nos transporta en Dune a una aventura de tres horas, que debemos decirlo, si no eres fanático de la ciencia ficción setentera / ochentera te vas a dar una tremenda aburrida. Tiene ese síndrome de Blade Runner y Mad Max, que, aunque son ligeramente más ágiles de que las primeras versiones, siguen manteniendo ese ritmo pausado, muy contemplativo para ambientarte en un mundo ajeno y que sientas que estás acompañando a los protagonistas pero que todo se desarrolla lento, muy lento para lo que adoctrinó Marvel. Si eres de los que cree que el Señor de los Anillos es lenta y aburrida, mejor busca otra película.

Barón Harkonnen en Dune: Part One
Barón Harkonnen en Dune: Part One

LO MEJOR DE DUNE: PART ONE

Uno de los puntos más grandes de Dune: Part One es la escenografía, realmente sufres el calor de 60 grados por el que se supone viven los personajes, te hace pensar en qué harías en una situación así de extrema sin las comodidades actuales. Buenos paisajes y el CGI excelente, las naves y transportes sin ninguna falla. Hay momentos que puedes ver las semejanzas de estas civilizaciones en su arquitectura y plano de ciudades a la de los aztecas o egipcios.

El otro gran acierto es en primera instancia Rebecca Ferguson como Lady Jessica quien se lleva la cinta. Siendo la madre de nuestro protagonista Timothée Chamelet, concubina de Oscar Isaac y parte de las Bene Gesserit que nos muestra en pantalla de gran forma el dolor, preocupación y todo lo que haría una madre por su hijo, sea o no ‘El Elegido’.

Sin ser el gancho de taquilla Oscar Isaac, Josh Brolin y Stellan Skarsgaard son garantía absoluta en actuación, son los pilares para que la película no se caiga y que hace que lo demás luzca a pesar de esforzarse por querer hacer lo contrario.

Por último, el vestuario que a pesar de que en su mayoría parecen motociclistas de pista en el desierto, los trajes de los Harkonnen y el barón, son una joya. En este último, lo hicieron mucho menos grotesco que la visión de Lynch, así que se dividirán opiniones.

Rebecca Ferguson como Lady Jessica en Dune: Part One

LO MALO DE DUNE: PART ONE

Los ganchos taquilleros, en especial Timothée Chamelet, quien se esmera en ser insípido y sufrir como personaje de video de My Chemical Romance durante 3 horas. Por lo menos en esta cinta, no tiene expresión alguna, no te identificarás en anda con él y solo te hace respetar más el trabajo de Ferguson. Lo que podemos comparar con Jennifer Lawrence en Los Juegos Del Hambre, que todo triunfa a pesar de ellos, aunque se lleven la fama. Ya para que Jason Momoa y Batista se vean como Al Pacino y Anthony Hopkins a su lado habla muy mal en la dirección a Chamelet.

Ahora, apartado Zendaya. No tiene gran participación, se nota que toda su actividad será en la segunda parte ya que aquí la vemos básicamente en caminando en slow motion una y otra vez. Así que no hay mucho que decir, solo esperemos no todo recaiga en el cliché repetitivo del poder del amor.

Otro punto que afecta es la fotografía, falta a diferencia de la obra de Lynch más color en algunas escenas, de pronto todo es muy oscuro y parejo para esconder posiblemente, errores en los efectos, pero afecta en momentos importantes, como al ver los gusanos que no impactan como deberían. Ojo aquí fans de Tremors, que solo les faltará Kevin Bacon con su rifle.

Timothée Chamelet como Paul Atreides en Dune: Part One
Timothée Chamelet como Paul Atreides en Dune: Part One

En resumen, Dune: Part One es una buena película, con sus debidas precauciones y que debe vivirse en IMAX y el 3-D le saca demasiado partido. Tal vez cuando llegue a plataformas y DVD / Blue-ray ya no tenga el mismo efecto que en cine ya que es un primer acto, mucha introducción en todos los sentidos y carece de acción. Hay que tenerle paciencia y apreciar buena ciencia ficción ajena al MCU.

Andre Dulche
Andre Dulche
Editor de Pólvora, periodista musical y fotógrafo desde hace más de 10 años. Licenciado en comunicación social con la tesis El Rock Como Movimiento Social en la UdeC. Fan de los deportes, cómics, la ciencia ficción y películas de acción basura de los años 80-90.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,175FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist