Conecte con nosotros

Pólvora Live

Apolo encendió de nuevo su luz en el Foro Indie Rocks

Publicado

el

Apolo en el Foro Indie Rocks

La semana fue perfecta para recordar que el rock and roll, jamás morirá. Airbourne nos recordó el martes que mientras nosotros vivamos, el género siempre vivirá. Ahora Apolo, el cuarteto chihuahuense que decidió tomarse un descanso de tres años para replantearse su futuro, demostró que el espíritu de lucha del rock mexicano, nunca se rendirá. “Gracias por seguir con nosotros aguantándonos”, diría Albar más avanzada la noche.

Previo a la presentación estelar contamos con dos invitados especiales que bien vale la pena mencionar: Desentis y El Culto de Ojos Rojos.

Psicodelia para amenizar: los actos que abrieron la velada

Con su tremendo bigotazo y camiseta sin mangas, Disentis, vocalista de The Risin’ Sun y The Bunyans, presentó algo de su proyecto solista. Es una buena propuesta la cual, se agradece se distancie un poco del trabajo de las bandas mencionadas para escucharlo en una faceta distinta. Los guitarrazos no faltan ni faltarán, pero la atmósfera más psicodélica y el exceso de fuzz, le dan un buen toque. Chequen su debut solista, tiene mucha onda.

Disentis en el Foro Indie Rocks
Disentis en modo solitario tiene buen material por compartir. Foto: Mario Valencia.

De Ciudad Juárez llegó el trío, El Culto del Ojo Rojo, haciéndole honor a su nombre envueltos entre tinieblas rojas. Aunque su participación fue breve, sin duda dejó el ánimo de escuchar más de su debut, El viaje del hombre Prometeo. Siempre que escuchen a algún alcornoque decir que el rock mexicano es basura, pónganle a esta banda, que vea la actitud de su guitarrista y pum. Este es un grupo que merece más, sin duda. Es sin miedo a morir, como ellos dicho.

El culto del ojo rojo en el Foro Indie Rocks
Considérennos para de El culto del ojo rojo ahora, por favor. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Apolo: el regreso del dios del rock

A la media hora y con una vibra muy conceptual, Albar tomó el escenario cubierto por una capucha mientras Iván, Santiago y su nuevo baterista, tomaron sus respectivo lugares. Tras unos minutos donde el performance, ayudó a disimular las fallas en el audio, la locura norteña nos llevó hasta “Júpiter” para iniciar un recital que terminó pasada la medianoche.

No hubo descanso, solo alegría del reencuentro, potencia, “una noche en la que decidimos presentarles un poco de todo, del pasado, lo que estamos haciendo y lo que se viene”, como mencionó el vocalista ahora en su faceta con melena corta. Le seguirían al show “Tenebras”, “Loco”, “Siddhartha” y “Altar” le seguirían.

Apolo en el Foro Indie Rocks
Los riffs de Apolo pusieron a brincar a más de uno de los presentes y otros más, alzaron sus cervezas para ser iluminados por su luz. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Entre proyecciones que nos llevaban del desierto a los horrores sociales de nuestros gloriosos ex presidentes, el público se animó a armar el slam y a brincar en varias ocasiones, algunos con la esperanza de escuchar temas como “Mefistófeles” y otros, con el anhelo de tener cerveza más barata. “¿A poco no está bien cara?”, confirmó el cantante.

Por ahí Albar bajó varias veces a las primeras filas para cantar con sus fans más devotos que desde temprano, apartaron su lugar hasta adelante para recibir la bendición de corear ese poderoso verso de “la tierra es nuestra y sin cadenas” de “Fariseo”. Hasta invitado especial tuvimos cuando el guitarrista de The Froys (“bien esponjado”, como dijo Iván), subió a tocar la guitarra con ellos. Definitivamente el sonido de Apolo se volvió aún más pesado. “Nos fuimos un ratillo pero seguimos igual de correosos”, bromeó su líder.

Es triste pero no todo puede ser eterno y varios debíamos correr al Metrobús, al menos no sin despedirnos con “Dama del viento” y su primer gran canción, “El pensador”. Eternos agradecimientos de su parte hacia gente enloquecida por el rock que ahora, solo debemos ser pacientes a lo nuevo. “Ya nunca nos volveremos a ir”, prometieron. Les creeré.

Apolo en el Foro Indie Rocks
Albar prometió que esa sonrisa sincera jamás volverá a bajarse del escenario. Confiamos en ti. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

El verdadero enemigo del Indie Rocks: la puntualidad

Realmente la queja que siempre habrá hacia el Indie Rocks jamás tendrá que ver con las bandas: es con sus malditos horarios. El flyer claramente citaba a las 7 pm y la primer banda, salió hasta las 8:45. Desde que se inauguró el restaurante de atrás, es claro que la prioridad es el consumo, dejando a un lado los actos “para que haya más gente”. Curiosamente, el único evento al que he asistido en el último año y medio que empezó a tiempo, fue Nacho Vegas… Porque lo hicieron en el escenario del restaurante.

Indie Rocks, por caridad, comienza a respetar a tus asistentes. Es injusto que varios no puedan quedarse hasta el final de un show por temor a perder el transporte público. ¡Basta!

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *