Conecte con nosotros

Reseñas Discos

Marilyn Manson – We Are Chaos

No, Marilyn, ponerte el sombrero de Alicia Villareal no te hace bien country.

Publicado

el

Marilyn Manson . We Are Chaos - Reseña

“Mi mejor disco”, “una maldita obra maestra”, ¿cuántas de estas frases no dijo Marilyn Manson previo al lanzamiento de este nuevo álbum? We Are Chaos es su onceavo material de estudio, esta vez acompañado por el famoso autor country, Shooter Jennings. Esta dupla produjo dos covers interesantes antes de esta producción, “Cat People” (Bowie) y “The End” (Doors), por lo que había cierta expectativa de una colaboración más extensa. Pero al final, su título no miente: es un caos.

Empieza bastante decente con “Red Black and Blue”, un track que bien pudo haber estado en cualquiera de sus producciones anteriores. Sin embargo, ya también cae en este vicio horrible de la gran mayoría de sus contemporáneos metaleros gringos: introducciones lentas, más de atmósfera porque… ‘güey, mi disco va a ser tan épico que debo prepararte’ y tarda dos malditos minutos en llegar al punto. ¡Ya basta de estas intros!

Sigue el sencillo homónimo “We Are Chaos”, un baladón ranchero de nervios. Es buena canción, aunque marca pauta al mejor adjetivo que puede recibir el álbum: inconsistente. Su error es creer que la música country son solo baladas, pues se limita a un acercamiento muy superficial a una vasta tradición en Estados Unidos. El resto de su intento por asimilarlo se ve sofocado ante su propio estilo, que jamás alcanza un momento de fusión perfecta. Marilyn, ponerte el sombrero de Dolly Parton y agarrar una guitarra acústica no te hace bien country.

El resto de We Are Chaos sigue este principio: una canción a la Manson, una baladita. “Paint You With My Love” hace ver sus cursilerías del Eat Me, Drink Me como obras maestras. Con “Don’t Chase The Dead” llega lo mejor de todo el disco, un chispazo de genialidad donde quedan las mejores intenciones de que la dupla con Jennings, funcione. Y luego acaba… Y el resto se vuelve terriblemente olvidable. Algunas de las peores canciones de su carrera se concentran en la segunda parte del disco, como “Half-Way & One Step Forward” e “Infinite Darkness”. Con “Perfume” y su coro de ‘get behind me, Satan’, ya suena más a una parodia de lo que fue. Triste.

Está excelente que un artista, más con tantos años de carrera como Marilyn Manson busque reinventarse de esta manera. La culpa no está en querer experimentar con el country, sino hacerlo de una forma tan ingenua, genérica y poco creíble. El blues le funcionó perfecto en The Pale Emperor porque su habitual melancolía encajaba sin problema alguno. Ni que decir de Mechanical Animals, quizá su gran obra maestra que fue más un homenaje glam al Ziggy Stardust del Duque Blanco. Si esto hubiese sido un single curioso de tres canciones, bienvenido. Pero ah no, tuvo que aventarse una placa casi igualita de principio a fin. Eso sí, la portada es una maravilla… Un retiro como pintor le caería mejor que hacerse el melómano conceptual.

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *