El principio y el fin de John Lennon: la vida del Beatle en dos libros

Sin lugar a dudas, cada año sale a la venta al menos un libro sobre John Lennon en algún país del mundo con un idioma distinto para explicar su vida y sus milagros cuando no era Beatle, cuando era Beatle y cuando fue ex Beatle.

Pocos textos son novedosos ya que son refritos de los refritos, historias que hemos leído una y otra vez, sin embargo, entre toda esa paja podemos encontrar algunas agujas que traen descubrimientos interesantes.

Cabe aclarar, que los libros que se van a reseñar son interesantes por sus autores, pero estos se toman muchas licencias, lo que puede comprometer su contenido total.

john lennon yoko ono

El principio con ‘El joven Lennon’

El joven Lennon, de Jordi Sierra i Fabra (Ediciones SM, España). Este autor tiene una gran cantidad de textos de todo tipo que van desde la narrativa, la poesía, la historia del rock, las biografías de rockeros, entre otros temas, que le han dado más de 20 premios internacionales. Uno de sus mejores textos es el Diccionario de los Beatles (Plaza y Janés, 1992), porque maneja una grandísima cantidad de datos verídicos lo que lo hace un referente por su excelencia.

En el caso de El joven Lennon, Sierra hace un recuento pormenorizado y novelado del jefe Beatle de los 14 a los 18 años una época que marcó su vida. El libro tiene datos interesantes respecto a cómo se conocieron John y Paul, ya me imagino el diálogo; Hola soy John Lennon, Hola soy Paul McCartney. Como se conecta con el rock and roll de Elvis Presley, como forma su banda The Quarrymen, como se enamora de la que sería su primera esposa Cinthia. Pero sin duda lo mejor es la vida familiar.

Es de todos sabido que su mamá, Julia Stanley, dejó a John con su hermana Mimi porque ella no podía cuidarlo. Su tía era muy dura con él en la convivencia diaria, en cambio con Julia todo era diversión cuando lo visitaba.

Portada El joven Lennon, de Jordi Sierra i Fabra
Portada El joven Lennon, de Jordi Sierra i Fabra

Aunque había un dolor permanente de John por el abandono, siempre aceptaba la llegada de su mamá. Justo cuando mejor se llevaban, ella muere atropellada en 1957 por un policía borracho en una patrulla, esto lo va a marcar para siempre.

Su padre Fred Lennon, era un marino irresponsable que a la primera oportunidad abandonó a Julia con su bebé en brazos. Poco influyó en la vida de John por la lejanía que tuvieron, de hecho, muy pocas veces se verían, pero Sierra acota algunos datos que son de terror muy interesantes.

Jack Lennon, el abuelo de John, muere cuando Fred tenía cinco años, por lo este fue a parar a un orfanatorio. A John lo abandona su mamá a los cinco años con su hermana.

La segunda parte de este árbol genealógico se complementa con lo que sabemos. John se divorcia de su primera esposa Cinthia, cuando su hijo Julian tiene cinco años, para irse con Yoko Ono. John es asesinado en 1980 cuando segundo Sean Taro tiene cinco años.

Por lo anterior su tema “Mother”, tiene una gran relevancia. Con dolor Lennon reclama a voz de cuello:

Madre tú me tuviste, pero yo nunca te tuve, Yo te quería, pero tú no me querías, así que, tengo que decirte adiós. Padre, tú me dejaste, pero yo nunca te deje. Te necesite, cuando tú no me necesitaste, Así que tengo que decirte, adiós.

La crítica a este texto es que hay muchos diálogos el autor supone que existieron y que prácticamente es imposible que sean ciertos.

El final con el libro, Nowhere Man

Nowhere Man, los últimos días de John Lennon, de Robert Rosen del sello Random House Mondadori (S.L., España). Como es de todos sabido John se encerró a piedra y lodo de 1975 a 1980. Atendía a pocas personas, algunas veces recibió en su departamento de Nueva York a los viejos lobos como Keith Richard, Paul McCartney, Ringo Starr y contestaba las llamadas de George Harrison y paren de contar.

Mick Jagger que era su vecino nunca lo vio. Yoko comentó alguna vez que John le pidió comprar una camiseta que utilizó Mick en un concierto, ella la cotizó y vio que tenía un precio altísimo y le preguntó a Lennon que porque no le llamaba al Stone para que le regalara otra, John simplemente le dijo que no, que prefería compra a volver a hablarle. Tampoco recibió a su compadre Elton John (era el padrino de Sean), ni a David Bowie con el que hizo “Fame” el primer número uno en Estados Unidos del camaleón.

John tenía un ejército de gente que trabajaba para toda la familia, después de darle su desayuno a Sean se tomaba todo el día para leer y escribir. Algunas veces aburrido, salía a la calle a tomar un café a dos calles del edificio Dakota donde nunca faltaba en el camino quien le pedía un autógrafo y le preguntaba ‘¿Cuándo se volverán a reunir The Beatles?‘, a lo que él respondía, ‘cuando tu regreses a la secundaria‘.

Portada de Nowhere Man de Robert Rosen
Portada de Nowhere Man de Robert Rosen

Fred Seaman era su asistente con el que viajó a varios lugares del mundo pero que al final se convirtió en un delincuente porque robó muchos de los diarios, que a la muerte de John, se los entregó a Rosen.

Rosen con ese material, lleno de dibujos, textos inacabados y un sinfín de anotaciones al calce de miles de cosas que se le ocurrían al Beatle, fue un verdadero galimatías. Un rompecabezas auténtico.

Después de tres años, Rosen fue dando forma a las anotaciones y crea un primer borrador, pero cansado de vivir como John, comiendo lo mismo, tomando las mismas cantidades industriales de café y fumando cigarros Gitane como loco, decide tomar un descanso y se va de vacaciones. A su regreso, ve con terror que su casa fue robada faltando los diarios de John y sus propios textos.

Se contacta con Yoko, que inmediatamente va por la vía legal contra Seaman para encarcelarlo y recuperar todos los objetos de John y de paso los textos de Rosen.

Rosen le ha pedio a Yoko que le regrese su material, pero ella tiene un muro de abogados que le impedido siquiera acercársele. Por lo que él autor tuvo que hacer memoria para poder escribir Nowhere Man, los últimos días de John Lennon, el cual tiene grandes aciertos y errores, que tal vez sea solo sea mala leche para vengarse de Ono.

john lennon imagine

Narra el autor que a Lennon, influido por Yoko, se interesó en muchos temas, leía la biblia una y otra vez lo que le llevó a leer libros sobre ciencias ocultas. Según esto, John estaba al pendiente de su horóscopo, le lían las cartas, el tarot, sabía sobre ovnis, magia blanca y negra.

La crítica es sobre las suposiciones de Rosen, ya que da por ciertas una serie de locuras que cree que hizo John, como hacer embrujos a Paul para que no tuviera tanto éxito por la envidia que le tenía. Caben las aclaraciones, la mejor época de McCartney es en los setenta y si eran tan buenos los que le leían las cartas, porqué no le dijeron que lo iban a matar.

Quitando esas tonterías que van al principio del texto, hace un recuento pormenorizado y exacto de la estancia de John en St. George, Bermudas, donde retomará la guitarra para hacer su primer disco en un lustro; Double Fantasy.

Instalado en la villa Undercliffe una mansión gótica en las afueras de Hamilton, John veía pasar los días hasta que una noche aburrido decide ir a Flavors, una discoteca que estaba en la calle de Front Street. Sobre la barra bebiendo una cerveza escucha el temazo de los B-52´s grabado en 1978; “Rock Lobster”. Lennon se emociona y grita, “¡Al fin, todo está listo para nosotros!”. Ese es el génesis de su regreso.

La manera en como graba sus temas en un casete en las Bermudas hasta su asesinato en Nueva York se narra de manera pormenorizada por Rosen prácticamente sin errores.

Abel Montaño
Abel Montaño
Fan de The Beatles, aprendiz de fotógrafo, seguidor del teatro de las ideas cuya meta no es solo producir sino ser feliz

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,176FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist