The Libertines – Anthems for Doomed Youth

EN CORTO

Con estos himnos, demostraron lo que pocos: saben reinterpretar dignamente la tradición del rock inglés. Con canciones basadas en estribillos pop típicos de himnos juveniles, fieles al legado Beatle.

“Vive rápido, muere joven y deja un lindo cadáver”

PETE DOHERTY

El tercer material de The Libertines es el titulado Anthems for Doomed Youth, el cual fue grabado durante cinco semanas en los estudios Karma Sounds en Tailandia. La portada del disco es una fotografía de las siluetas del cuarteto tomada por Roger Sargent, casi idéntica a la portada de Up The Bracket con la playa Bang Saray de fondo. Tras el rechazo de Noel Gallagher para producirlo, los “libs” se encerraron en el estudio con Jake Gosling (productor de Ed Sheeran y One Direction) y Guy Massey.

Como buenos poetas malditos del Indie Rock, a lo largo del álbum hacen referencia a George Orwell, Rudyard Kipling y Graham Greene, pero el mayor homenaje literario está en el título del disco. “Anthems for Doomed Youth es también el nombre de un poema tomado de la poesía bélica de Wilfred Owen.

Más allá de su título, Athems For Doomed Youth, es un disco que podría considerarse el símbolo nostálgico de una generación que se considera a sí misma una “Juventud Condenada” (treintañeros en su mayoría) y a la cual le tiene sin cuidado el paso del tiempo y sus efectos. Esta selección de 12 rolas/himnos (16 para la edición Deluxe) nos remite a las glorias pasadas de estos ingleses irreverentes, en particular las de sus inicios hace una década, cuando sus canciones eran verdaderamente frescas.

Los integrantes de The Libertines
Los integrantes de The Libertines

Anthems for Doomed Youth: track por track

Con matices de nostalgia y algo de esperanza, el disco inicia con “Barbarians”, un tema donde la voz de Doherty es acompañada de baterías, rasgueos y coros típicos de la banda. El ritmo baja un poco con “Gunga Din”, pero la emoción aumenta con la llegada de un pegajoso coro que le guiña el ojo al reggae, algo inusual en ellos pero que resulta eficaz y atractivo, los coros inconfundibles de la dupla Doherty-Barat, continúan en “Fame and Fortune”, la rola homónima al título del álbum, nos remite a “Music When the Lights Go Out”, en una dosis de nostalgia pura.

Pero la verdadera joya de la corona es “You’re My Waterloo”, deliciosa balada oscura donde escuchamos un piano y la desgarradora voz diciendo: ‘Nunca vas a fumigar los demonios’, y más adelante sentencia: ‘Porque eres un sobreviviente, por más de una vida‘, perfecta para una tarde lluviosa.

En “Belly of the Beast”, nos habla de cómo Peter y Carl se enfrentaron a sus propios demonios para recuperarse. “Iceman” y “Milkman Horse” son las canciones alegres del disco: folk que nos remite a los Byrds, aunque más estridentes, en “Heart of the Matter” y “Fury On Chambury”, escuchamos la furia del punk más clásico, esta es interrumpida por “The Milkman’s Horse”, en donde el amor y el desamor resuenan a cada instante.

La rebeldía revolucionaria regresa en “Glasgow Coma Scale Blues”. Un piano anuncia el final en “Dead For Love”, donde una narrativa taciturna nos envuelve en una desgarradora adicción, en la que sufrir es la única manera amar y morir la única de vivir. ‘Todo lo que él hizo, sólo lo hizo para el amor. Todo lo que ha dicho, sólo ha dicho para el amor, y ahora, ahora esta muerto’.

La edición deluxe del disco de The Libertines

La edición Deluxe levanta el ánimo y el volumen al más puro estilo rock and roll con “Love On the Dole”, seguida de “Bucket Shop” y “Lust of The Libertines” nos dan más de esa irreverencia y desfachatez de la banda, demostrando de manera contundente que a veces tomarse la vida menos en serio, no siempre viene mal. Finalmente cierra con un suave sonido acústico en “Seven Deadly Sins”, porque a pesar de los pleitos ocasionados por los excesos, Barât -Doherty, siguen siendo la pareja más explosiva del rock.

Aunque su discografía es breve, con estos himnos, demostraron lo que pocos: saben reinterpretar dignamente la tradición del rock inglés. Con canciones basadas en estribillos pop típicos de himnos juveniles, fieles al legado Beatle. Por otro lado, en sus performances, expresan la rebeldía y el caos del punk inglés, en los conciertos están más próximos a los Clash y en su apariencia, más cercanos a los Pistols.

En Anthems for Doomed Youth, no hay un cambio de dirección drástico pero sí una evidencia de que los niños rebeldes se transformaron en los adultos reflexivos, ahora con algunas canas y grandes ojeras, los “Libs” han logrado darle madurez y sofisticación a la irreverencia. ¡Enhorabuena!

Canciones de Anthems for Doomed

1. “Barbarians”

2. “Gunga Din”

3. “Fame and Fortune”

4. “Anthem for Doomed Youth”

5. “You’re My Waterloo”

6. “Belly of the Beast”

7. “Iceman”

8. “Heart of the Matter”

9. “Fury of Chonburi”

10. “The Milkman’s Horse”

11. “Glasgow Coma Scale Blues”

12. “Dead for Love”

Edición Deluxe

13. “Love On the Dole”

14. “Bucket Shop”

15. “Lust of the Libertines”

16. “Seven Deadly Sins”

Roger Muñoz
Roger Muñoz
Roger Muñoz. Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,868FansLike
30,200FollowersFollow
11,221FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan

The Libertines - Anthems for Doomed YouthCon estos himnos, demostraron lo que pocos: saben reinterpretar dignamente la tradición del rock inglés. Con canciones basadas en estribillos pop típicos de himnos juveniles, fieles al legado Beatle.