Conecte con nosotros

Pólvora Live

“¡Yo soy el coronavirus!”: Disidente en el Vive Latino

Publicado

el

Disidente en el Vive Latino

La familia del rock and roll vibró con fuerza.

Ya era el último jalón del Vive Latino cuando el escenario Vive Vero, el nuevo espacio creado para el festival donde vimos una amplia variedad que iba desde Los Daniels hasta The Cardigans, sonó la furia tapatía. Una familia del rock and roll que nos contagió de vuelta ese espíritu rebelde que caracteriza al verdadero rock: Disidente.

Disidente en el Vive Latino

“No me importa si me muero wey, me la estoy pasando de huevos”, dijo uno de los asistentes a sus amigos que estaban detrás de mi, emocionados por ver al cuarteto. Éramos pocos, pero con mucha energía, actitud y varias cervezas encima. Las bocinas encendieron a todo volumen con el clásico “Baba O’ Riley” de The Who para darle la bienvenida entre aclamaciones al desenfrenado grupo. Desde los primeros acordes de “Sobre mi tumba” y “Montaña Pt. II”, comenzó uno de los mejores recitales del segundo día de actividades.

Disidente6

En todo momento, Alex, el vocalista, quien claramente lucía en estado alterado, hacia un llamado a su familia del rock and roll para lucirse junto a ellos, a cantar cada tema como en “Decidir”, “Soy feliz” y el momento sensible de la velada con “Ayer”, donde todos alzaron sus vasos al ritmo de aquel verso de “toma mis recuerdos, toma mis defectos”. Algunos se abrazaban, se vivía una fiesta para dar la bienvenida al fin del mundo.

Disidente2

Al grito de “rock mata pop”, apareció Manuel Suárez, voz de Guillotina y Motor para interpretar uno de los temas más pesados de la agrupación: “Bulldozer”. Un palomazo increíble donde la hermandad con la banda, se demostró en todo momento. Abrazos y líneas aguardientosas para dar un cierre glorioso que seguiría con “Escala de violencia”.

Alex, ya sin camiseta porque sí tiene de que presumir, bajó con el público a decir sus palabras inmortales: “no hay que tener miedo familia, ¡yo soy el coronavirus!”. Todos aplaudieron, lo alabaron. Lo llevaron cargando alrededor del escenario unos minutos. Era una suerte de poeta maldito, digno del Rey Lagarto. Se respiraba esa libertad, la rebeldía, ese ímpetu de mandar al diablo tanta corrección política y superioridades morales. Aquellos que deseaban que el festival fuese un fracaso por la irresponsabilidad, recibieron su dedo medio gigante en este instante. Disidente, ayudó a disipar cualquier miedo. ¿Qué seríamos sin ellos?

Disidente y Manuel Súarez en el Vive Latino

Disidente dio una hora de concierto, concisa, divertida, hasta con su parte emotiva. Una gran despedida para los que buscaron cerrar su paso por el Vive Latino con uno de los actos más importantes de rock mexicano y no al ritmo del tucanazo. “Podríamos tocar tres, cuatro horas”, todavía decía Alex para animar a su gente, quienes sin chistar habrían aceptado. La gente que cree que “el Vive está en decadencia, ya no es lo de antes”, es porque no voltea a ver el potencial que sigue activo en nuestro país.

Disidente en el Vive Latino
Disidente7

Ya que están por aquí, los invito a que también lean nuestras reseñas sobre Vicentico, The Rasmus y Moderatto en el Vive Latino 2020.

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *