Los Lobos: hijos nativos de L.A. entre La Bamba, Desperado y Mucha Lucha

Los Lobos son una banda que nos ha acompañado toda nuestra vida, a unos más u otros menos. Ya sea por los temas de películas como “La Bamba” o “Canción del Mariachi” los has escuchado, o si eras fan de Mucha Lucha hasta en su capítulo cuando ayudan a Ricochet a tener su propio tema de entrada al ring.

Los Lobos son una banda altamente reconocida en Europa, en Estados Unidos son unos íconos para los paisanos y generaciones que festejan el 5 de mayo y aunque en México no los hemos visto como pensaríamos o comparados a muchas bandas anglo o de Sudamérica, siempre han tenido la bandera latina muy en alto sin necesidad de ceder a modas ni querer encajar en grupitos snobs cambiando su ser.

Es muy extraño que en México no sean (más allá de la zona fronteriza) más reconocidos y más pedidos, pero ya sabemos que uno no sabe que es feliz hasta que no lo tiene. Un largo número de discos de estudio, incluidos en vivo y hasta navideños, están estrenando uno de covers llamado Native Sons y este es el motivo por el cual pudimos platicar con Steve Berlin sobre el disco y claro, no podíamos dejar pasar la oportunidad de hablar sobre los origines peculiares de Los Lobos, sus incursiones en el cine y opinión de la moda latina en USA.

Los Lobos y su disco Native Son
Los Lobos y su disco Native Son

Origenes, cine y lucha con Los Lobos

Steve, fuiste parte de The Blasters antes de Los Lobos, porqué terminaste donde te conocemos desde hace 20 años?

Cuando estaba en The Blasters estábamos de headliners en el Whiskey A Go-Go de Los Ángeles, era algo muy grande en esos años. Eran los conciertos más grandes de Los Ángeles y una de cada cinco noches ahí en el Whiskey estaban Los Lobos. Yo era una especie de hípster, estaba dentro de la escena.

Realmente nadie sabía de ellos y literalmente, de la noche a la mañana todos hablaban de Los Lobos. Se hicieron una sensación en la noche porque eran diferentes, inusuales y poderosos, Me invitaron a conocerlos y nos hicimos amigos. Me dijeron que había unas partes de saxofón en unas canciones, que si quería aprenderlas.

Básicamente así empezó todo. Luego por los siguientes años por 1981 y los siguientes cinco años hacía todo lo que podía para tocar con ellos porque eran muy divertidos, me gustaba salir con ellos. Para ser honesto, en ese tiempo The Blasters empezaron a separarse un poco. Dave Alvin, los dos hermanos Dave y Phil querían hacer sus cosas por sí solos. Nunca querían hacer cosas juntos como bandas de hermanos, no se llevaban. Así que no era algo muy emocional, en mi cabeza solo debía saber qué camino tomar. Por un lado, estaba esta banda joven y muy divertida haciendo cosas interesantes. Tuvimos una discusión, yo con The Blasters y fue algo terrible.

Era el más joven de la banda, el nuevo en la banda. No querían escuchar nada de lo que pensaba. Acabé ese año y sabía que me iba a divertir mucho más con Los Lobos.

¿Cómo eran recibidos Los lobos en esa era, ya que su sonido ‘chicano’ no era del todo mexicano ni estadounidense? Mucha mezcla de cultura.

Creo que fuimos muy afortunados en salir a inicios de los años 80, así que estábamos considerados en la parte de ‘alternativo’. Así que bajo ese contexto de alternativo no tuvimos que lidiar con nada realmente, obviamente había prejuicios y racismo en todos lados, como ahora, pero en esa escena de la que salíamos junto a The Blasters, The Raplecements íbamos en el mismo camino.

Tocábamos y buscábamos nuestra audiencia. Creo que eso puede ser especial para un mexicano de estar lidiando con mucho racismo y estupidez. Creo que como había mucha música interesante en ese tiempo era lo menos importante para mí, todos estaban abiertos de mente a la idea de una banda hablando en dos idiomas; teníamos el lado rockero americano y el lado tenue, y mezclamos esos colores e hicimos nuestras pinturas.

No le pedíamos a nadie una credencial para venir a los conciertos. Queríamos que la gente nos escuchara y apreciara la riqueza y belleza de luz y cultura, que en esos años era nuevo para mucha gente, especialmente en el lado noreste y medio este, lugares fuera de las capitales. Nadie sabía nada de música, mucho menos lo que hacíamos. Eso fue divertido.

Fue bueno abrir las mentes. Creo que la parte latina ha influenciado. Pero de otro lado. Creo que todos hacen un Sunny Records latino, incluso si no tienen idea de latino en su pop, para ellos suena latino. La ola ha cambiado- Creo la gente solo se intriga por nueva música que quiere escuchar y quieren ser parte de algo que explotó por todos lados.

¿Cuál crees fue el punto de despegue de Los Lobos? ¿Tal vez el cine con Desperado?

Es una pregunta interesante. Es difícil, para ser honesto contigo. No sé si sabías, pero Obama nos asociaba mucho con la película de Desperado. Creo que las películas de Robert Rodríguez son mucho sobre él, su estilo, ideas y su visión; tener a Antonio Banderas y Salma Hayek no lastima a nadie. Pero no sé qué tanta diferencia pudo tener nuestra participación en la gran foto de lo cultural.

Creo que si hablamos de una película que nos hizo más diferencia debe ser la que nos debió cambiar todo, y eso fue La Bamba porque era un mundo nuevo para nosotros.

Hablando de La Bamba, ¿Cuáles son tus recuerdos de la cinta y de Ritchie Valens?

Cuando trabajas en una película realmente nadie sabe nada, nadie sabe si en lo que trabajas será un gran éxito. Empezamos a trabajar en la película porque somos amigos de su familia. Ellos vivían en las afueras de Santa Cruz, California, en un lugar llamado Watsonville y en esos años la banda tocaba ahí todo el tiempo, así que no era extraño vernos ahí.

Íbamos a tocar a Santa Cruz y siempre cuidaban de nosotros, nos daban de comer, ya sabes como son. Nos trataban como parte de su familia. Así que cuando nos preguntaron dijeron: Vendimos los derechos a Rich Historian, pero en una parte del contrato pusimos que ustedes hicieran la música. Estábamos felices, es un honor.

No sabíamos que iba a pasar. Solo hacíamos la cinta que era muy desorganizada. El guion cambiaba todo el tiempo. No les gustaba Lou Diamond Phillips, el chico llegó muy tarde y tuvo que grabar todo de golpe y se tenían que grabar todas las escenas donde él no estaba. Como no podían encontrar al chico ideal, incluso cuando la película ya estaba filmándose, no había nadie del reparto y al final, llegó muy muy tarde y grabó todo.

Mientras trabajamos ahí todo fue cambiando y el guion más, cambiaba la escena y entonces la música, nuestro acercamiento sería diferente a una versión de disco, debía pertenecer una a otra. Luego ya tarde nos decían: oh, los necesitamos, necesitamos que suena a garaje y lo hacíamos de nuevo y oh no, necesitamos ahora que suene como si estuviera en el Paramount Theatre de Brooklyn. Háganlo de nuevo y que suene a ustedes, solo será él jugando en el teléfono.

Cada día era una locura. Nunca creímos fuera a ser un éxito por lo desorganizada. Pero estamos por lo menos decir, felices cuando se volvió el tremendo éxito y obviamente tuvimos un número 1 con ella. Pero, sabes, la experiencia fue muy mágica. Sí lo fue. Fue un honor, sentíamos una obligación con la familia, pero habían hecho mucho por nosotros y verlo triunfar y poder sacar la historia fue algo enorme, hasta este día todo se ve como un sueño hermoso.

¡Perfectamente de locura!

¿Cómo se siente ver tus canciones en grandes cintas en el cine?

Es muy inesperado, recuerdo solo estarme pellizcando todo el tiempo. Era ver la música y le película creciendo más y más y nosotros nos hacíamos más populares y todo cambiaba para nosotros.

Estábamos en el camino, en pequeños clubes cuando empezamos y pasamos de 100 a 5200 personas y en un mes tocábamos frente a 50,000 en estadios. Todo cambiaba, todo pasaba muy rápido y era un mundo increíble.

Al principio todo empezó en Europa y fue uno de nuestras giras más extensas en la historia de la banda, estuvimos ahí un mes y esto mucho antes del internet y de celulares. Cuando recibías una llamada de Europa era extremadamente costoso, era como cinco o diez dólares el minuto porque solo podías hacerlo desde un hotel. No podías usar un teléfono de paga, lo hacías desde una habitación. Recuerdo me ponía furioso al recibir cuentas de $200 por llamadas de teléfono. Así que nunca tratamos de forzar esas cosas, recibíamos telegramas de nuestro manager.

Como la canción fue Top 20, Top 40, Top 10 estábamos que ardíamos, no creíamos lo que nos pasaba. Y cuando regresamos a USA seguía pasando. Literalmente podías tumbarnos con una pluma, era ridículamente increíble y una sorpresa hermosa, muy divertida. Si hubiéramos tenido más tiempo antes, nos hubiera hecho más sentido. Cuando volamos a Alemania y aterrizamos, la gente de inmediato me reconocía como los chicos Bamba.

También los recordamos en Mucha Lucha, ¿recuerdas ese momento?

Sí, lo hago. También fue muy divertido. Creo que vivo en una burbuja. A veces solo me enfoco en las cosas que estoy haciendo así que a olvido un poco la relevancia cultural de mucho del trabajo que hemos hecho. Siempre me sorprendo cuando la gente me recuerda estas cosas y para mí, siento que han pasado 100 años de eso, pero realmente lo aprecio. Nunca me doy cuenta es algo importante.

Y el tema que usaba Ricochet, “Return To Aztlán” ¿se creó para Mucha Lucha?

Fue creada para la caricatura y es buena. Amamos hacer esas cosas, literal, una semana después después hicimos otra para una caricatura llamada Squidbillies. Hicimos el tema principal. Nos gusta hacer ese tipo de cosas animadas. Hubo otra llamada Handy Mandy y también divertida. Conozco a todos los chicos y todos tienen nietos así que pasamos mucho tiempo viendo cosas en un mundo de niños. Somos felices de que sepan que tuvimos la oportunidad de hacer cosas de ese tipo.

Los Lobos en Mucha Lucha
Los Lobos en Mucha Lucha

Ahora, con Native Sons traen un sonido mucho más global, muchas más mezclas latinas que antes

Sí, lo es. Es increíble. Los ritmos latinos se apoderan del mundo, así que me es fascinante escuchar todo esto en un mismo lugar. Solo espero no suene burdo. Algo que la gente no quiera quemar y dejar de escuchar cuando toda esta moda acabe. Pero, es bonito escuchar la influencia cultural por primera vez. Usualmente la música latina está influenciada del pop y sus modas y ahora parece que es al revés.

De estas canciones, en lo personal ¿cuál te llena más el alma?

Bueno, creo la que sale de todas es “Never No More” de un artista llamado Percy Mayfield, quien creo era un escritor fantástico. Escribió muchas de las mejores canciones de Ray Charles y también hizo buenos discos, era muy literario. Sus letras terminan siendo poesía. Creo ha sido poco apreciado como cantante y escritor. Mucha gente no lo conoce. Así que esta creo es uno de los puntos más altos de su trabajo.

Aquí te dejamos la entrevista en video con Steve Berlin de Los Lobos:

Por último, te dejamos el disco Native Son para que le des play y te lo eches completito:

Andre Dulche
Andre Dulche
Niñero, editor y fotógrafo en Pólvora con alma noventera. Campeón de tres anillos de NFL Fantasy 🏈 Le doy sabroso a la NBA, NHL, lucha y cómics 😎

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist