Conecte con nosotros

Pólvora Live

Los Fabulosos Cadillacs en el Palacio de los Deportes: una noche por los viejos tiempos

Ante un lleno absoluto, Los Fabulosos Cadillacs se presentaron en el Palacio de los Deportes para una noche llena de éxitos y nostalgia.

Publicado

el

Los Fabulosos Cadillacs en el Palacio de los Deportes

Finalmente, el momento había llegado. Por alguna razón u otra, mis posibilidades de ver a Los Fabulosos Cadillacs habían sido frustradas desde 2007. Ni en festivales, ni en el Zócalo, nada. Pero no pudo haber mejor ocasión para celebrar su música que en un concierto en solitario;  el Palacio de los Deportes era todo suyo y de los 18 mil fans que, a pesar de tener a los argentinos totalmente gratis en el corazón de la CDMX, ahí estuvieron. Eso es compromiso.

Durante los minutos previos a su salida, la enorme pantalla del Domo de Cobre, un video de Sergio Rotman pinchando vinilos de reggae aligeró la demora de 15 minutos para que la banda, ante el estruendoso aclamo de la gente, cayera rendida por el elegante porte de Vicentico para la ocasión. Un bastón, gabardina y lentes oscuros, dieron el toque al cantante que de inmediato nos llevó a las noches árabes y a “Mi novia se cayó en un pozo ciego”.

Los Fabulosos Cadillacs en el Palacio de los Deportes
Sr. Flavio: uno de los mejores bajistas del rock latinoamericano. Lo tiene todo, técnica y show. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Francamente, salvo esta impresión inicial, el vocalista resulta muy sobrio en su actuar, con escasa interacción en el público; es la antítesis absoluta de la algarabía que representa la música de Fabulosos Cadillacs. Solo en “Soy un fantasma” se entiende esta personalidad tan densa. Sin embargo, está bien acompañado para equilibrar la experiencia y que todos, vivamos una fiesta para bailar toda la noche.

A la derecha, Sr. Flavio, uno de los mejores bajistas del rock latinoamericano, paseándose por todos lados, recibiendo abrazos de Vicentico con sus coscorrones de cariño. A la izquierda, Rotman comandó la sección de alientos, mientras coreaba y alentaba a que dejáramos hasta el último respiro con ellos. No hubo un solo alma que no celebrase esto, que no coreara del “Manuel Santillán, el León” al “Calaveras y diablitos”.

Los Fabulosos Cadillacs en el Palacio de los Deportes
¿Cómo no amar a Sergio? Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Estar en el concierto de Los Fabulosos Cadillacs fue retroceder a la fantasía de una época más sencilla, donde la mayor preocupación era llegar a beber con tus amigos después de clase escuchando tremendos himnos. La pista del Palacio se convirtió en esta hermandad donde la cerveza fluía y los brincos, como en su joya cover al “Revolution Rock” o “Carnaval toda la vida”. Sabes que un show triunfó cuando hasta los vendedores de chela dejan a un lado sus deberes para cantar y bailar entre ellos.

Aunque el audio al final no favoreció mucho la voz, poco importó cuando miles de personas, cantamos con tanto ahínco. Del “Mal Bicho”, “Matador” (tremendo viaje a mi infancia noventera) que provocó que algunos elementos de seguridad formaran una cadena humana para prevenir que se saliera de control todo (que amenazantes somos los treinteañeros con rodillas malas), a “El satánico Dr. Cadillac” con el genial slapping de Flavio y hasta el cierre con “Yo no me sentaría en tu mesa”, solicitada en cada rincón desde la salida, nos devolvió aunque sea por más de hora y media, esa sonrisa inocente que tuvimos hace muchos años. Eso, es lo más invaluable de ver a Los Fabulosos Cadillacs.

Los Fabulosos Cadillacs en el Palacio de los Deportes
Si dan ganas de caminar con bastón por el puro look, la verdad. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Setlist de Los Fabulosos Cadillacs en el Palacio de los Deportes

  • Bares y fondas/Noches árabes
  • Mi novia se cayó en un pozo ciego
  • Carmela
  • Estoy harto de verte con otros
  • Manuel Santillán, el León
  • Demasiada presión
  • V centenario
  • El genio del dub/Radio Kriminal
  • Calaveras y diablitos
  • Los condenaditos
  • Saco azul
  • Muy muy temprano
  • Nro. 2 en tu lista
  • Botellas rotas/Cartas, flores y un puñal/Tengo solamente dos maneras de estar cerca del cielo
  • Revolution Rock
  • Siguiendo la luna
  • Gitana
  • Carnaval toda la vida
  • Mal bicho
  • Matador
  • Vos sabés
  • Hoy lloré canción
  • Silencio hospital
  • Vasos vacíos
  • El satánico Dr. Cadillac
  • Yo no me sentaría en tu mesa

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *