Trueno fuera de toda norma: Bien o Mal

EN CORTO

Estamos ante una obra que no sólo hace revolución a través de las palabras, pues la música es una mezcla que transforma las viejas bases del rap y ritmos tradicionales argentinos en novedosos, cuasi futuristas sonidos para el escucha. Un producto redondo.

Hace no mucho que comencé a escuchar a Trueno. Vino al Vive Latino de la CDMX para tocar antes que WOS y aunque no pude ver su show, saber que es compita del Canguro me llevó a escuchar su música, conocer su historia y admirar el arte que hace desde que es un pequeño freestylero del Quinto Escalón.

La parte que más me atrae de su estilo, es que se trata de un vato que se siente orgulloso del barrio donde creció y se formó, de su familia, encabezada por un MC de vieja guardia y de sus raíces latinoamericanas, y que pelea, desde la trinchera musical, para que el mundo sea mejor para todas las personas.

Y aunque es lo poquito que pude percibir escuchando su primer disco, sus rimas o uno que otro sencillo en su biblioteca de hits, es todo lo que vino a confirmar con su nuevo disco Bien o Mal, estrenado el viernes 13 de mayo de 2022. Sin supersticiones.

Bien o Mal – Trueno

El álbum, desde su concepción, está dividido en dos polos completamente opuestos: el negro, o el MAL, y el dorado o el BIEN, la luz del mundo que está por venir.

El arranque, a cargo de Pedro Peligro, MC Peligro, el padre de Trueno, nos da una explicación muy general de lo que podremos escuchar a continuación: la dualidad de Trueno, un hombre que nació en el medio de un barrio que esperaba por un guía, un vocero, se llama así mismo, que les diera precisamente voz y participación alrededor del mundo.

«Y si decís que el rap estaba muerto, lo resucité. A la mierda tu empresa, tu papel, tu juzgado, yo estoy fuera de la escena, es un crimen organizado…»

La sentencia es clara. Trueno tiene entre sus manos un arma mucho más fuerte que las armas, las amenazas, intimidaciones, tanques y ejércitos, es el arte, la música, las palabras y el compañerismo que viene a reivindicar el papel de la juventud dentro de un mundo dominado por las élites políticas, económicas y militares.

Acertadamente su primera para en el recorrido de injusticias es un grito de inconformidad en contra de la Policía, una de las principales armas de control de las élites, quienes lejos de velar por la protección ciudadana, sirven a los intereses de otros, dícese de quienes pagan sus sueldos, sin recordar que también son parte del pueblo, de las minorías, transformándose en herramientas a quienes no les importa violar derechos.

«Pero no nos va a parar porque somos más que ello’. No nos van a agarrar porque somos más que ello’. Ah, esta es la puta canción del pueblo, no nos callan ni poniéndono’ la rodilla en el cuello…»

Después desfilan por el disco algunos temas que pasan de lo particular, la vida en Buenos Aires y la lucha de los raperos en la Argentina, a la lucha latinoamericana, la resistencia indígena y un llamado a la unión de los pueblos a largo de toda la región para transformarnos en un enorme movimiento cultural en contra de las hegemonías, empezando por la Yankee.

La primera de ellas, titulada “Argentina”, con una participación estelarísima de Nathy Peluso, ejemplo vivo de la resistencia y orgullo musical latinoamericano. Vaya voz. Mientras que la segunda “Tierra Zanta” cuenta con la intervención del trovador Víctor Heredia, activista por la paz y libertad que usa su guitarra como arma.

«Si quieren tirarme el país, lo levantamos. Los indio’ construimo’ los imperio’ con las mano’ ¿Odia’ el futuro? Vengo con mis hermano’, de diferentes padre’ pero no nos separamo’…»

Al final “Buenos Aires en llamas” para cerrar las sombras del disco, y donde Mateo le va dando entrada a la Revolución ciudadana. Y aunque es un tema poético, de tintes hasta románticos, podría tratarse de una analogía del rescate de su ciudad natal, donde, describe, hasta los sueños de las juventudes han sido pisoteados y nadan en un mar de sangre.

«Quiero que se quemen todo’ los problema’, salir del infierno, romper las cadena’, borrarnos del mundo, apagar el sistema…»

El siguiente acto es “Manifiesto Freestyle” en el medio del todo. Es la explicación detrás del disco. Por un aparte, nos da sus razones para luchar, lo que le ha llevado a exigir justicia, paz, amor, igualdad, y un largo etcétera. Por el otro, da un adelanto de la siguiente mitad del disco, del cómo es que piensa lograr, desde su trinchera, que haya un gran cambio en su entorno, y hasta internacionalmente: con arte, música y fiesta.

«Argentina está luchando. A través de la música, lo’ jóvene’ y adultos alzamos el puño en alto sin miedo a la censura…»

Segunda parte, la fiesta en vez de la violencia

Y ahora sí viene el debraye. Primero la ya conocida, aplaudida y bailada Dance Crip, donde además de una party bien chida, se echa unas rimas en contra del negocio detrás de la música y levanta la frente como un artista completamente independiente que, por lo menos durante los próximos años seguirá en ese camino.

“Solo Por Vos” es mucho más una carta de amor para Nicki Nicole, su pareja. Nada más que apuntar, salvo la genialidad de R&B que hay detrás de los beats, donde hasta una sección de vientos adereza la pieza romántica que nos hace vibrar el corazón.

“Panamá” es el tema que todos los fanáticos del freestyle esperaban; dos de las más grandes figuras de las calles argentinas y de las batallas a palabras, se juntaron para rapear los pensamientos que corren por sus mentes cuando lejos de casa, de su familia, pareja y amigos, buscan “el tesoro y la llave”, es decir, la chamba para llevar el mero pan a la mesa, y parece que no frenarán su sueño por nada ni por nadie. En el mismo corte una melancólica “Feel Me?”, misma que da paso al perreo.

Lamentablemente, Trueno nos deja con unas tremendas ganas de escuchar reguetón más allá de “Jungle”, tema que hace a dueto con Bizarrap y Randy; total un tema de fiesta donde describen una noche de puro descontrol en las calles argentinas.

En sus propias palabras, este tema, al conjuntar a un puertorriqueño hijo del reguetón con un argentino formado en el rap, tiene el objetivo de hacer que el ghetto baile, en vez de pelear. La paz a través de la música. Una manda que tiene Mateo desde las primeras canciones del disco cuando dice: “Latinoamérica ya no llora, canta”.

“Hood” es la melancolía del barrio, de extrañar a la Comuna 4 ahora que optó por mudarse y estar de gira por largos meses; aunque sabe que al volver ahí estarán amigos, familiares, fanáticos y conocidos, siempre anda con el pensamiento urgido para llegar lo más rápido posible tras darle la vuelta al mundo. No quiere perderse nada.

Finalmente “Bien o Mal” cierra el changarro con ligereza, pero encestando un mensaje de amor, compañerismo y apoyo. La letra es una descripción de la realidad que vive ahora como rapero, donde a pesar de los éxitos no dejan de bardear, pero Trueno grita a los cuatro vientos que a pesar de todo continuará, tope donde tope, caiga quien caiga y si las cosas se ponen feas, canta, siempre podrá volver a “LB”: La Boca, el barrio que lo vio nacer y lo banca a muerte.

Musicalmente tenemos entre las manos y dentro de los oídos una fusión bastante grande de géneros e instrumentos. El disco va del R&B, de los vientos, los arpegios, el piano de salón y el jazz del bajeo, a lo salvaje del perreo emanado de las computadoras de Bizarrap; del dancehall, a la rudeza de la batería hiphopera y las guitarras rocanroleras de riffs incendiarios y distorsionados; finalmente la finura de la música tradicional argentina y latinoamericana, a las percusiones, la trova, la revolución a través de los ritmo, las melodías, las armonías.

Una obra de arte que debería marcar la pauta a las siguientes generaciones. Este es el camino.

Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,758FansLike
30,100FollowersFollow
11,205FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan

Trueno fuera de toda norma: Bien o MalEstamos ante una obra que no sólo hace revolución a través de las palabras, pues la música es una mezcla que transforma las viejas bases del rap y ritmos tradicionales argentinos en novedosos, cuasi futuristas sonidos para el escucha. Un producto redondo.