Conecte con nosotros

Pólvora Live

Opeth en el Auditorio BB: una noche mágica, cómica y musical

Siete años tuvieron que pasar para que Opeth regresa a la CDMX y demostraron porqué son una de las bandas consentidas de los mexas.

Publicado

el

Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma

Siete años tuvieron que pasar para que Opeth regresa a la CDMX, está vez al Auditorio BB, en donde demostraron porqué son una de las bandas progres consentidas de los metaleros mexas.

EL DÍA LLEGÓ TRAS UNA LARGA ESPERA

Un show mágico, cómico, musical fue lo que Opeth presentó en su cierre de gira por Latinoamérica la noche del miércoles en el Auditorio BB de la CDMX.

Con un recinto lleno, y sin banda telonera, a las 8:55 pm los ánimos ya estaban calientes para recibir a Miguelito ‘Piñata González‘, aka Mikael Akerfeldt, y sus secuaces para una noche que rayó en lo sublime.

Uno a uno, el inseparable Martín Méndez (bajista), Fredrik Akesson (guitarrista), Joakim Svalberg (en los sintetizadores) y el chico nuevo de la clase, Waltteri Vayrynen (baterista), se acomodaron en sus posiciones para empezar el espectáculo con un clásico del grupo “Ghost of Perdition”.

Desde los primeros acordes la raza se alocó, toda la emoción y energía contenida de los problemas de la vida cotidiana se desbordaron gracias al poder de este combo sueco que no se anduvo por las ramas, empezaron duro y a la cabeza con una de las rolas que representa esa etapa cumbre de Opeth, la etapa de oro para muchos, donde lograron combinar, de manera excelsa el death metal y el progresivo.

Opeth está cumpliendo 30 años de carrera, lo que los llevó a decidir que durante esta gira tocarían una canción de cada disco, y eso se agradece, pues tendríamos chance de escuchar rolas que muy difícilmente ejecutarían en sus giras “normales”.

El segundo tema fue “Demon of the Fall”, una más pesada que provocó sacudidas de cabeza por todo el recinto, el cual estaba a reventar pues el show fue anunciado como sold out desde hace unas semanas. 

Los fanáticos de los suecos veneran (veneramos) a Akerfeldt y es que el hombre aparte de talentoso, es demasiado carismático. Si ya has asistido a un show de Opeth, sabes que los chistes y la plática no puede faltar, esta vez no fue la excepción.

Entre canción y canción los gritos de “Miguelito, Miguelito”, no se hicieron esperar y claro que él lo sabía y se presentó, como lo hace desde ya varios años en México: “Miguelito Piñata González, buenas noches”, provocando los gritos de hombres y mujeres por igual.

Hasta las mañanitas, en español, inglés y sueco, le cantamos a Joakim, pues el encargado de las teclas estaba cumpliendo años esa noche.

Las parte medular del espectáculo empezó justo en la cuarta canción “Under the Weeping Moon”, perteneciente al primer disco Orchid (1995)… algunos cantaban, otros movían la mata y otros lloraban y es que a muchos no nos había tocado escuchar ninguna rola perteneciente a ese material.

Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma
Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma

Pero si de chillar como Magdalenas hablamos, para eso sonaron “Windowpane” y “Harvest” (para la cual, a manera de presentación, mencionó cómo la había escrito junto a Steven Wilson de Porcupine Tree), canciones en donde Mikael muestra esa sensibilidad que tiene para crear grandes himnos dedicados a la tristeza y la desesperanza.

Luego sonó “Black Rose Immortal”, una de las piezas más esperadas de la noche, tan sólo 20 minutos de riffs y batería atascadas, guturales, pero también tecnicismo con el sonido de Opeth, una chulada de canción. Gracias Mikael, por este regalo.

El climax de la noche llegó con “Burden”, otra gran sorpresa. “Sé que se saben esta canción”, mencionó ‘El Piñata’ y ahí sí que el concierto se volvió un gran karaoke, en donde todos, acompañando a Opeth, cantamos “There’s and ocean of sorrow in you…”, qué gran momento, por supuesto que los pañuelos desechables no faltaron, la fanaticada se puso sensible.

“The Moor” llegó para poner la cosa otra vez más deathmetalera…y llevarnos a revisitar ese gran disco que es Still Life (1999).

Las revoluciones bajaron con las rolas de la nueva etapa de Opeth, como “Eternal Rains Will Come”, “The Devil’s Orchad”, “Allting tar slut” y “Sorceress”, en donde han explorado otros lados del progresivo, unas aristas más suaves, con toques de jazz y hasta folk.

Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma
Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma

EL ESPERADO ENCORE DE OPETH

Para cerrar la velada interpretaron un bonito encore de casi 14 minutos con “Deliverance” del 2002, la cual suele ser siempre la última rola en casi todas sus giras.

Por supuesto que no faltaron los Doctor Simi, contamos 5 en total, los cuales le causaron gracia a Miguelito, quien los acomodó cerca de la batería.

“Muchas gracias a todos. Este es el final del tour para nosotros, nos vamos a esconder por un rato, tal vez para grabar un nuevo disco, no lo sé… sólo quiero agradecerle a todos mis compañeros, la gente que trabaja detrás para que se haga esto posible y, sobre todo a ustedes que siguen aquí. Nos vemos la próxima, México”, se despidió el sueco más mexicano antes de tomarse una foto con sus colegas dándole la espalda al público.

Gracias Piñata González y compañía, gracias Dilemma, por otra noche que quedará en el recuerdo, con grandes canciones y un sonido que, podríamos decir, fue perfecto.

Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma
Opeth en el Auditorio BB / Foto: Dilemma

SETLIST OPETH EN EL AUDITORIO BB:

  1. Ghost of Perdition
  2. Demon of the Fall
  3. Eternal Rains Will Come
  4. Under The Weeping Moon
  5. Windowpane
  6. Harvest
  7. Black Rose Immortal
  8. Burden
  9. The Moor
  10. The Devil’s Orchard
  11. Allting tar Slut
  12. Sorceress
  13. Deliverance

Amante del periodismo rosa y del metal lleno de blast beats. Soy un seudónimo porque soy una agente encubierta.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *